Encontrando las huellas de Flavióbriga

Sobre los terrenos que en la actualidad ocupa el núcleo urbano de Castro Urdiales se acumulan y solapan materiales y huellas de pobladores prehistóricos; fragmentos de la población romana; ruinas, retazos y algunas edificaciones medievales; y residencias y pabellones de la estación de veraneo del XIX y sus vigorosos nietos, los bloques y adosados de la ciudad de servicios del XXI. Hallazgos casuales, campañas arqueológicas y diversos proyectos científicos han aportado algunas piezas que permiten tramar y anclar un discurso en torno al pasado de la localidad.
Una de las consecuencias de un acercamiento multidisciplinar al pasado es la identificación de Castro Urdiales como el portus Amanum de los autrigones sobre el cual se fundó la colonia de Flaviobriga, citada por Plinio el Viejo y Ptolomeo.

Miliarios y ruinas

En el mismo municipio pueden verse diversos elementos de época romana, varios de ellos, miliarios pertenecientes a antiguas vías. Uno de lo más conocidos fue hallado Otañes, es de tipo cuentamillas y hace referencia a Nerón. Permaneció durante años sobre un pedestal en la plaza que precedía a la iglesia gótica de Santa María. Retirado en 2005, está prevista su exhibición en un espacio museístico a alojar en el castillo-faro de Santa Ana - detrás del templo-. Otro miliario a reseñar fue encontrado en 1914 en el Puerto de Las Muñecas y se puede ver en la plaza de Otañes. Hace referencia a Domiciano y recoge una reparación de la calzada a la que debía acompañar -en la casa-torre de Otañes se conservan otros dos miliarios de época de Nerón y de Tiberio (pareja del de Santa María).

Aquí también, han de citarse las distintas estructuras que han ido saliendo a la luz en el mismo centro de Castro Urdiales, en campañas desarrolladas en el último cuarto del siglo XX -algunos hallazgos permanecen al descubierto desde entonces-.

En primer lugar, se cuentan la excavaciones acometidas en 1973 en el solar que ocupara la popular casa de la Matra y otras tantas fechadas en 1986, que revelaron estructuras y produjeron un buen acopio de materiales romanos, en la calle Belén. Más recientes y también muy fructíferas fueron las campañas que, a lo largo de los años noventa, llevaron a examinar un sector de la calle Ardigales y su entorno. Aquí se identificaron dos estancias de viviendas de la segunda mitad del siglo I, un depósito relacionado con una factoría de transformación de pescado, el muro perteneciente a un edificio rectangular de tres estancias y el pavimento de una calle de época Flavia. La extensa área que ocuparan el asentamiento romano y la villa medieval fue declarada Zona Arqueológica en 2000.

Extraído de: eldiariomontanes.es

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver