Fernando Muguruza presenta el libro sobre las excavaciones en el Peñón de Santa

El alcalde del Consistorio castreño, Fernando Muguruza Galán, acompañado por el responsable del área de Medio Ambiente y Patrimonio Arqueológico, Juan Tomás Molinero Arroyabe y el equipo que lo ha redactado, presentó la pasada semana, en conferencia de prensa, el libro sobre “las excavaciones en el Peñón de Santa Ana”, trabajos que comprenden los años 2002, 2003 y 2004, que fueron dirigidos por la arqueóloga Ángeles Gómez Valle, con la colaboración de María Isabel Mingo, y Antxoka Martínez Velasco. Se trata de un libro en el que, a través de 90 espléndidas páginas, llenas de fotografías a color, croquis y planos, todo ello explicado en una literatura fácil para el profano en la materia.

El alcalde dice que “este libro viene a ampliar los conocimientos reflejados en la exposición permanente que existe en la misma Ermita de Santa Ana, es mucho más instructivo y aclara muchísimo más todos los conceptos de lo que ha ido surgiendo durante las excavaciones realizadas. Se trata de una obra de muchísima importancia, difícilmente valorable en estos momentos y será el paso de los años quien la juzgue en su justa medida”.

Ángeles Gómez señaló que “este libro consta de dos bloques especialmente; en el primero de ellos contiene una serie de capítulos introductorias y en el primero de ellos, cuenta el desarrollo de las excavaciones arqueológicas, como se plantean desde una iniciativa local previa a la musealización del Peñón de Santa Ana, realizando una valoración arqueológica del potencial que puede tener este enclave. Se realizan una serie de sondeos previos para saber cuál es ese potencial arqueológico y se aprecia que es grande al comprobar la existencia de abundante material y una serie de estructura Entonces, se plantea la necesidad de hacer otras dos fases de excavación que completen el estudio y el conocimiento de lo que teníamos entre manos, lo que nos obligó a abrir el 80% de la superficie del suelo de la Ermita”.

Además, matizó: “En el subsuelo, lo que nos ha aparecido ha sido una gran cantidad de restos arqueológicos, materiales de muy distintas épocas, desde la Prehistoria a las épocas modernas, pasando por materiales romanos, medievales de distintas épocas, así como una superposición de estructuras muy complejas de muros que se superponen unos a otros, además de distintas reformas desde una posible fase romana, pasando por otras, hasta la fase actual. El siguiente capítulo trata sobre la ocupación prehistórica que ha habido en el Peñón de Santa Ana. Algo que os sorprendió gratamente fue el que se conservara, entre los afloramientos rocosos del Peñón, unos niveles de ocupación realizados por primitivos desde épocas paleolíticas que nos han dejado restos de los utensilios que fabricaban. Hay una zona donde tallaban la piedra, aparecen numerosos restos, incluso de pescado y otros alimentos que consumían”.

Indicó que “hay otro capítulo en el que se explica, un poco, la evolución del edificio, las estructuras, los distintos muros documentados desde una posible fase de ocupación romana, a distintas épocas medievales, desde la primitiva Ermita que parece ser en torno al siglo XIII, a distintas fases de ocupación medievales, de épocas modernas, hasta las épocas recientes, documentando todas las distintas transformaciones y reformas que ha tenido la Ermita a lo largo de la historia”.

“Signo destacado de la historia de Castro”, dice Molinero

Ángeles Gómez explicó que “el segundo bloque del trabajo, está estructurado en una serie de anexos donde se hacen numerosos estudios parciales de elementos arqueológicos aparecidos investigados, fundamentalmente, por Antxoka Martínez, que comprenden una estela medieval, el estudio de unas pipas de cerámica del siglo XVIII, una serie de material numismático así como un conjunto de cerámica romana. El libro se cierra con un anexo donde se explica el trabajo, realizado por María Isabel García, sobre el proceso de consolidación del edificio, de las estructuras excavadas que, tras el proceso de excavación, muestran el mal estado de los muros, muy alterado y hay que proceder a realizar su consolidación y restauración de los mismos”.

Juan Tomás Molinero, dijo que “se trata de un signo destacado de la historia de Castro ” y que “la investigación histórica-arqueológica de los yacimientos se hace en dos aspectos, el científico prácticamente, y últimamente lo que se está también vendiendo es que nos tenemos que preocupar, sobre todo las administraciones, como dice muy bien María Isabel en el libro, que toda actuación arqueológica en un yacimiento también es un ataque al mismo, de defender estas cuestiones, entonces tenemos ya un proyecto que es lo más importante, elaborado, a falta tan solo de unos detalles, para la rehabilitación de la estructura de la Ermita”.

Extraído de: eldiarioalerta.com

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver