Focas grises en la costa cantábrica

Se estima que no menos de 30 ejemplares de esta especie jalonan la costa cantábrica y el Atlántico gallego, desde Hondarribia hasta A Guarda. En el CRAM-Q de Figueira da Foz en el norte de Portugal se recuperan varios ejemplares. Se tiene conocimiento de algunas bajas en Gipuzkoa, Bizkaia y en Asturias.

Esta es una de las focas de la costa cantábrica de este invierno. Son jóvenes recién destetados en sus primeros días vida de emancipada. La causa de la llegada, de numerosos jóvenes de esta especie, se debe, principalmente, al mal estado de la mar en el Golfo de Bizkaia en las últimas semanas. Muchas aparecen en aparente buen estado, otras con cortes más o menos importantes y algunos con infecciones en los ojos.




Son confiados y lentos en tierra, pero no inofensivos, sus mordiscos pueden resultar peligrosos, debido principalmente a que son animales salvajes no controlados y podrían portar virus contagiosos por lo que se recomienda no acercarse y no molestar.

Las playas forman parte de su biotopo, su presencia es normal y no síntoma de enfermedad, utilizan este espacio para descansar y dormir, por lo que no es necesario mojarlos, ni alimentarlos, ni acuciarlos al abandono de las playas. Solo respeto y sentido común, simplemente descansan como cualquier otro ser vivo, con la diferencia que lo hacen en playas.

La presencia de perros, sobre todo perros sueltos, puede provocar situaciones estresantes que desencadenen mordiscos y provoquen la muerte de estos animales. Mucho cuidado con los perros, Por Favor.

Si observas cualquier situación anómala no dudes en avisar al 112 o a los Guardas de Montes de la Consejería de Biodiversidad o al SEPRONA.

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver