Otro Castro es Posible expone en la visita de Ecologistas en Acción los 4 puntos

La asociación ciudadana Otro Castro es Posible ha hecho público hoy un listado con los cuatro 'puntos negros medioambientales de la ciudad', coincidiendo con la visita a la misma del velero 'Diosa Maat' de Ecologistas en Acción. En concreto, se ha señalado a la ampliación de la explotación de la cantera de Santullán, a los Planes Singulares de Interés Regional (PSIR) en Sámano y en Dícido (Mioño) y al urbanismo "sin planificación ni control" como los problemas que más afectan al medioambiente de Castro y sobre los que es preciso una actuación inmediata por parte de los poderes públicos.

Según explicó la asociación en un comunicado, en el caso de la explotación minera que la empresa Canteras de Santullán desarrolla desde 1966 en el macizo calizo de esta pedanía castreña, la reciente expansión de la actividad extractiva a las zonas este y sur de la Peña de Santullán está suponiendo la destrucción de espacios expresamente protegidos por la ley.

Así, varias zonas de encinar cantábrico --ecosistema salvaguardado por las leyes cántabras--, el castro prerromano situado en la peña --calificado de Bien de Interés Cultural-- y varias cuevas de interés espeleológico y medioambiental "están siendo dañadas de manera irreparable o ya han desaparecido", denunció.

Para Otro Castro es Posible, éste es "un claro ejemplo de grave incumplimiento de las leyes ambientales", especialmente en lo relativo a la preceptiva Estimación de Impacto Ambiental y a los obligatorios planes de restauración de la actividad minera. Asimismo, ha señalado que esta situación se da con la "permisividad" de las consejerías de Medio Ambiente y de Industria del Gobierno de Cantabria.

PSIR
Los siguientes puntos negros medioambientales señalados por Otro Castro se refieren a los Planes Singulares de Interés Regional (PSIR) de Sámano --ya aprobado definitivamente-- y de la zona de Dícido, en Mioño, actualmente en fase de redacción. La asociación ciudadana ha señalado al Gobierno regional como el responsable de llevar a cabo una política "devastadora, tratando de imponer estos PSIR sobre suelo no urbanizable".

Según la agrupación, el PSIR de Sámano contempla "la práctica destrucción" del hábitat existente en la ladera este de la Peña de Santullán y en el cauce del río Tabernillas que se sitúa a su pie. Esta zona es de especial interés ecológico ya que alberga a flora y fauna de un altísimo interés y en la que habitan el alimoche, el halcón peregrino, el alcotán y varias especies protegidas de murciélagos, entre otras muchas.

Por este motivo, dicha área está siendo incoada actualmente para ser considerada como una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Asimismo, en esa misma ladera se encuentran varios yacimientos arqueológicos del Paleolítico Superior en los que se han encontrado piezas de gran valor paleontológico, tales como hachas de piedra y puntas de sílex.

Por su parte, el PSIR de Dícido "afecta de lleno a un mosaico de suelos no urbanizables de protección agropecuaria, de especial protección ecológica y de protección forestal, así como a una zona de un alto valor patrimonial en la que todavía se pueden apreciar importantes yacimientos de la arqueología industrial minera", señaló la asociación.

En su opinión, con este nuevo PSIR, se construirían más de tres millones de metros cuadrados de suelo industrial y residencial, equivalentes al actual suelo urbanizable y urbano que existe en el casco urbano de Castro Urdiales, "sin que se haya tenido en cuenta en absoluto las consecuencias que esto tendría para el municipio".

URBANISMO CAÓTICO
Otro Castro es Posible insistió también en que la falta de una "acertada" planificación urbanística en Castro Urdiales ha generado una ciudad "sin los servicios necesarios", donde apuntó al "déficit" de plazas escolares, los "insuficientes" equipamientos asistenciales, la "inexistencia" de parques públicos, el "recurrente problema" del agua o la red de saneamiento, que según afirmó, "ha arruinado la vida de los ríos de Castro Urdiales y ha desfigurado el paisaje rural tradicional".

Además, la asociación acusó a los diferentes gobiernos municipales, "con la tolerancia del Gobierno regional", de "fabricar un modelo urbanístico carente de una planificación y control adecuados". En su opinión, la "prueba" de esta situación se está dando con las "cada vez más frecuentes sentencias de derribo acaecidas en Cantabria y que ponen en evidencia la incapacidad de los entes locales de controlar de manera efectiva su propio desarrollo urbanístico".

Extraído de: cantabriaconfidencial.com

Adnow

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver