'Urbanismo desaforado' en el litoral cántabro

Cantabria suma siete banderas negras. Ecologistas en Acción habla de «un nefasto modelo de saneamiento» y denuncia que las nuevas urbanizaciones «se construyen sin planes de saneamiento y se realizan vertidos directos al mar. De 32 municipios costeros sólo 7 están conectados a sistemas de depuración, aunque sólo constan de tratamiento primario».

Los graves vertidos contaminantes de origen industrial en Suances se ganan tres banderas negras. Usgo y la ría del Carmen suman otras dos. Como puntos negros aparecen las playas de Luaña (Cóbreces), Portio, Cerrias, Covachos, Canallave, Dícido (en Mioño), las concurridas playas de Brazomar (Castro Urdiales) y Oriñón, así como el Canal de San Juan de la Canal y el área playera

Playas de Vizcaya

El listado de puntos negros abarca el estuario del Barbadún (Muskiz) por causa de la refinería de Petronor, el Nervión, Getxo, Sukarrieta y Ondárroa-Saturarán, áreas donde se anotan problemas de «contaminación generalizada».

En Guipúzcoa se señala que la situación es especialmente grave en los ríos Deba y Oria -«prácticamente sin depuradoras»- y en el Urumea «sin depuradoras en toda la cuenca metropolitana de San Sebastián». «La propia ciudad vierte al mar mediante un emisario submarino». El grupo señala como puntos negros por «contaminación generalizada» las playas de Deba, Santiago, en Zumaia, y Oribarzar, en Orio. También presentan problemas en algunos de sus tramos «que las inhabilitan para el baño periódicamente» las playas de Zaratutz y La Zurriola. «Los peores muestreos, según el Gobierno vasco, corresponden a los estuarios de Urumea y Oiartzun», anotan los ecologistas.

18 puntos negros

«La costa vasca continúa teniendo un retraso generalizado e incumpliendo las directivas europeas. Los últimos datos disponibles del Gobierno vasco indican un empeoramiento de la calidad de las aguas en el 2004. Los estuarios presentan problemas de contaminación más graves que las aguas litorales debido a la localización de la actividad industrial». Con esas frases demoledoras encabeza Ecologistas en Acción su informe anual sobre el litoral cantábrico. La organización presentó ayer en Madrid el estudio 'Banderas Negras 2006' donde critica la degradación de las costas españolas «por un urbanismo desaforado, por la proliferación de puertos deportivos y por el insuficiente tratamiento de aguas residuales». El colectivo ha otorgado 271 banderas negras por impactos graves y ha identificado otros 298 puntos negros en el litoral español.

Vizcaya recibe dos banderas negras. Una por la Ría de Oka (Reserva de la Biosfera de Urdaibai) que carece, se asegura, de un sistema de recogida de aguas fecales. La permanencia del astillero Murueta «además de provocar vertidos», se dice en el informe, «obliga al dragado periódico de la ría para poder sacar los barcos a alta mar, lo que afecta al ecosistema del estuario».

El arenal de Muriolas, en Barrika, recibe la segunda bandera negra. Se trata de una playa colgada (una rareza ecológica) donde habita la rana patilarga y el lagarto verdinegro Ese terreno se pretende rellenar para plantar txakolí con lo que desaparecería la charca. Ecologistas en Acción recuerda que hay interpuesta una denuncia por delito ecológico «actualmente en trámite en el Juzgado de Getxo» por esa cuestión.

FUENTE: El Correodigital

Adnow

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver