miércoles. 21.02.2024

Un artefacto ha explosionado en un repetidor de telefonía en el Alto de

la Granja, en Guriezo, (Cantabria), próximo de Castro Urdiales, según

ha informado la Delegación del Gobierno en Cantabria. Nadie ha

resultado herido y únicamente se han producido daños materiales. Las

Fuerzas de Seguridad han descartado una segunda explosión en un monte

cercano, tras inspeccionar la zona. Todavía no han confirmado que ETA

esté detrás.

Según fuentes policiales, el artefacto colocado en el repetidor del

alto de La Granja habría hecho explosión sobre las siete de la mañana.

Sin embargo, no fue descubierto hasta primera hora de la tarde, dado

que en las cercanías de la zona donde esta ubicada la instalación no

existen viviendas cuyos ocupantes pudieran haber oído la explosión.


Fuentes de la investigación apuntan a que contenía entre 3 y 5 kilos de explosivo,

aunque se desconoce de qué tipo. Las mismas fuentes han insistido en

que se está estudiando el explosivo, pero que se descarta que llevara

la metralla que utiliza ETA para aumentar el daño que causan las

bombas. La carga del artefacto explosivo es similar a la de las bombas

que la banda terrorista colocó el pasado verano en Noja y Laredo.

El ataque se dio a conocer sobre las 13.10 horas, cuando un hombre

que paseaba por el monte, situado entre los municipios cántabros de

Guriezo y Castro Urdiales vio un cartel colocado en la puerta de la

valla de protección del repetidor. El cartel alertaba en castellano de

la colocación de un explosivo con las palabras "Peligro, bomba ETA".

Inmediatamente el hombre dio aviso a la Cruz Roja que alertó a la

Guardia Civil. Agentes del Grupo Especial de Desactivación de

Explosivos (GEDEX) del instituto armado acurieron al repetidor para

inspeccionar el lugar del atentado. Los especialistas comprobaron que

la bomba "ya había explotado anteriormente, causando daños en la base

del repetidor, así como en un muro del edificio adyacente y causando un

socavón en el suelo", según la Delegación.

Los artificieros de la Guardia Civil y de la Policía Nacional han descartado la colocación de un segundo artefacto en Cantabria,

tras inspeccionar el Monte Cueto de Castro Urdiales donde se había

alertado sobre otra explosión, ha confirmado el delegado del Gobierno,

Agustín Ibáñez.

La alarma se había producido tras recibir el servicio de emergencias

112 una llamada anónima. Los artificieros, ayudados por perros, han

inspeccionado el repetidor y sus alrededores como medida "preventiva", ha explicado el delegado del Gobierno en Cantabria.

El repetidor está situado en lo alto de un monte, en una zona de

difícil acceso, pero sólo a unos 400 metros de una urbanización de

viviendas y del colegio público Menéndez Pelayo, que ha sido desalojado.

De confirmarse la autoría de ETA, con este artefacto serían siete

los ataques de este tipo perpetrados por la banda terrorista durante

2008 Y lo que va de 2009.

Revilla acusa a ETA

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, cree que la

explosión "son los coletazos" de una banda que se encuentra en una

situación "terminal" y que responde así ante la toma de posesión de

Patxi López como nuevo 'lehendakari'.

Revilla se ha mostrado convencido de que se trata de una acción de

ETA, porque, según ha dicho, "este tipo de acciones son las lógicas de

esta banda de asesinos", y se felicitó de que no haya habido heridos y

sólo daños de escasa consideración. "Por primera vez están acorralados,

con pocos efectivos y aislados completamente en el contexto nacional e

internacional", ha apostillado el presidente.


Fuente: elmundo.es
Fotos: AFP

Los artificieros han descartado la segunda detonación del monte Cueto