miércoles. 21.02.2024

No hay día que en la plaza del Ayuntamiento de Castro Urdiales algún vecino de la localidad o visitante no tenga un percance en el empedrado. Niños, jóvenes y mayores, todos son presa fácil de los agujeros y desniveles que existen en la vieja plaza, abandonada al libre albedrío desde hace mucho tiempo sin que nadie mueva un dedo para su restauración.

Sin ir más lejos, ayer sábado, una vecina de Recalde (Bilbao) que responde al nombre de Sonia Cámara Soto, tuvo que ser ingresada por un traumatismo en su pierna derecha.

Los hechos ocurrieron a las siete de la tarde cuando la mujer se disponía a cruzar el empedrado, con tal mala suerte que piso de mala manera producto del sinuoso estado de una parte de la plaza, yéndose de bruces al suelo.

Inmediatamente la señora fue ayudada por vecinos que paseaban por la zona, pero esta no se podía poner de pies producto de los fuertes dolores, por lo que uno de estos vecinos tomo la decisión de llamar a la DYA.

Una vez que los miembros de DYA Cantabria comprobaron el estado de la mujer optaron por su traslado a Urgencias, desde donde, posteriormente, se ordenó su traslado al Hospital de Cruces por una posible fractura en su pierna derecha.

Cabe destacar la pronta asistencia de DYA Cantabria al lugar de los hechos. Desde la llamada del vecino dando cuenta del accidente hasta su presencia en el lugar solo pasaron el “insignificante” tiempo de tres minutos.


La plaza del consistorio castreño, un peligro constante para ciudadanos y visitantes