miércoles. 30.11.2022

Efectivos de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Policía Judicial y del Puesto Principal de Castro Urdiales, han procedido a la detención de un vecino de esa localidad con iniciales A.D.T. de 27 años de edad, como presunto autor de diez robos con fuerza y uno en grado de tentativa en establecimientos.

Los agentes han esclarecidos seis robos y otro más en grado de tentativa cometidos sobre cuatro peluquerías, tres robos en una misma óptica y uno más en una tienda de ropa, todos ellos en Castro Urdiales, localidad donde se había creado una importante alarma social entre el colectivo del comercio. Se calcula que lo sustraído asciende a más de 26.000 euros en productos y dinero en metálico, a lo que habría que sumar los daños materiales.





La Guardia Civil comenzó dentro del Plan de Mejora de la Seguridad en el Sector del Comercio, una investigación el pasado mes de junio ante la comisión de diferentes robos en establecimientos públicos de Castro Urdiales, que contaban con un mismo modus operandi, la fractura del cristal del escaparate o de la puerta principal de acceso tras arrojar violentamente una tapa de alcantarilla conseguida preferentemente de un lugar próximo al comercio, sustrayéndose la mayor cantidad de productos en el menor tiempo posible, huyendo apresuradamente.

Después de varios meses de investigación los agentes pudieron establecer la identidad del presunto autor de los hechos, un hombre natural de Vizcaya y vecino de Castro Urdiales que pudo ser detenido el pasado 30 de octubre. La investigación continúa abierta no descartándose alguna otra detención.


Plan de Mejora de la Seguridad en el Sector del Comercio

Dentro del referido Plan que la Guardia Civil tiene implantado y consciente que el comercio representa una de las actividades económicas más importantes, se ha confeccionado un decálogo de medidas de autoprotección para este sector que es el siguiente:

1) Informar a la Guardia Civil (062) o Puesto más cercano de la presencia en el local de personas extrañas o vehículos que puedan infundir sospechas.

2) No poner nunca en peligro la vida o integridad física en caso de ser víctima de estos delitos.

3) Mantener contacto regularmente entre el responsable del establecimiento con el Puesto de la Guardia Civil de la demarcación, para facilitar/intercambiar información.

4) Observación de las personas que se encuentren dentro del establecimiento en actitud vigilante o sospechosa, que curiosean y mantienen un comportamiento que indique que no tienen intención de realizar compras.

5) Permanecer atento a la entrada y permanencia de grupos de personas que, aprovechando su número, puedan llevar a cabo hurtos u otra actuación ilegal.

6) Evitar tener grandes cantidades de dinero en el establecimiento, no acumularlas en las cajas registradoras, ni en cajas fuertes y procurar ir acompañado en el momento de su traslado.

7) Prestar atención y desconfiar de las personas que entren en el establecimiento con cascos o cualquier elemento que dificulte su identificación visual.

8) Instalación de sistemas combinados de vigilancia activa y pasiva de seguridad, indicando su presencia mediante rótulos adecuados, en interior y exterior del inmueble, procurando que las cámaras de seguridad enfoquen al acceso del establecimiento y al lugar/es donde se encuentre/n la/s caja/s registradora/s y aquellos otros lugares que se consideren sensibles.

9) No informar, como norma general, a personas desconocidas sobre los sistemas de seguridad instalados en el establecimiento.

10) Denunciar todos los hechos delictivos de los que sea objeto.



La Guardia Civil detiene al presunto autor de diez robos con fuerza y otro en...