domingo. 04.12.2022

Un desprendimiento de rocas provocado por la lluvia ha obligado esta

mañana a cerrar al tráfico en Castro Urdiales los dos carriles de la

Autovía del Cantábrico (A-8) en sentido Bilbao, según ha informado la

Delegación del Gobierno. Pasada la una del mediodía se ha podido

habilitar la circulación en uno de los carriles. El segundo se espera

que recupere la normalidad en unas horas.
El desprendimiento se produjo en el punto kilométrico 149,200, por lo

que el tráfico que se dirige al País Vasco tuvo que ser desviado por la

N-634 a través de los accesos a Castro Urdiales, pero pasada la una de

la tarde, aproximadamente, ya se puede circular por uno de los carriles

y no es preciso el desvío.

También están cerradas dos

carreteras autonómicas por riesgo de desbordamientos de los ríos que

discurren junto a la calzada: los accesos a Nates (Junta de Voto), en

la CA-686, y el tramo de la CA-423 comprendido entre la fuente del

Francés y Villaverde de Pontones, según informa el Gobierno de

Cantabria .

Además, la nieve mantiene cerrado el puerto de La Sía

(CA-665) y hace el necesario el uso de cadenas en otros cuatro:

Piedrasluengas (CA-184), Alto Campoo (CA-183), Palombera (CA-280) y el

Alto del Bardal (CA-284).


Vídeo


Extraído de: eldiariomontanes.es

Habilitado uno de los dos carriles de la A-8 afectados por el desprendimiento