miércoles. 21.02.2024

Miembros de la Agencia Tributaria y la

Guardia Civil de Cantabria han desmantelado una presunta trama de

fraude en el sector de la chatarra que podría alcanzar más de un millón

de euros en el Impuesto sobre Sociedades, al no declarar las ventas

realizadas. Se han detenido a cuatro personas, acusadas de supuesto

delito contra la Hacienda Pública.

La investigación se inicio por

parte de funcionarios de la Agencia Tributaria en Cantabria, en

concreto del Área de Vigilancia Aduanera, a raíz de una información

recibida del Sepblac (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención

del Blanqueo de Capitales) sobre movimientos de capital sospechosos.

Estas pesquisas pusieron al descubierto una organización que

supuestamente se dedicaba a defraudar mediante varias sociedades

ubicadas en diferentes Comunidades Autónomas (Zaragoza, Vizcaya,

Asturias y Cantabria, entre otras), con el centro operativo en

Cantabria.

Al objeto de desarrollar las oportunas

investigaciones, la Agencia Tributaria estableció contacto con la

Guardia Civil de Cantabria, en concreto con el Equipo de Delincuencia

Organizada y Antidroga (EDOA). Desde ese momento se estableció un

dispositivo de investigación y vigilancia conjunto para el

esclarecimiento y recopilación de pruebas que pudieran encaminar a

imputar a los presuntos sospechosos.

De la investigación se

pudo deducir una trama de empresas de las cuales eran administradores y

apoderados algunos de los detenidos. A través de esas empresas habían

efectuado ventas de chatarra por una cuantía superior a los 18 millones

de euros, sin supuestamente declarar el Impuesto de Sociedades, y cuya

procedencia se ignora.

Con estos y otros datos obtenidos,

por parte de ambas instituciones se decidió "explotar" la operación,

procediendo durante la tarde del pasado martes 26 a la detención de

P.M.P., B.E.B., F.M.T. y J.M.E.B., por presunto delito contra la

hacienda pública, realizando registros domiciliarios en Castro Urdiales

y Arrigorriaga.

Se han intervenido cuatro vehículos de gama

alta, teléfonos móviles, dinero en efectivo y diversa documentación que

demuestra la trama de empresas para presuntamente realizar la

defraudación fiscal.

Toda la actuación ha sido realizada bajo

la dirección del Juzgado de Instrucción nº 1 de Castro Urdiales. Se ha

solicitado el bloqueo de las cuentas bancarias de las empresas, con un

saldo superior a 300.000 euros, según informa la Delegación del

Gobierno en un comunicado.

Extraído de: europapress.es

Desmantelada una trama de fraude fiscal que podría superar el millón de euros