viernes. 03.02.2023

El consejero de Presidencia, Vicente Mediavilla, ha decretado la desactivación del nivel 1 del Plan Territorial de Emergencias de Cantabria (PLATERCANT), establecido esta mañana tras el desbordamiento del río Sámano, que ha provocado inundaciones en varias localidades del municipio de Castro Urdiales.  El titular de Presidencia ha explicado que, una vez pasado el "riesgo" que conllevaba la pleamar, prevista para las 17:30 horas, se "ha procedido a la desactivación del Plan", ya que no hay peligro de desbordamiento de los ríos.

A partir de este momento, los servicios de emergencias se centrarán en paliar los efectos de las inundaciones, cuyas labores de achique, "prácticamente finalizadas", están dando lugar a labores de limpieza.

El helicóptero del Gobierno de Cantabria ha sobrevolado de nuevo esta tarde las zonas donde se temía la crecida de los ríos, como las cuencas del Miera, Pas, Agüera, Asón y toda la zona de Castro Urdiales. "Todas están estabilizadas y no existe riesgo alguno", ha afirmado Mediavilla.

Un gran dispositivo

Alrededor de 130 personas han estado trabajando durante toda la jornada de hoy para hacer frente a las inundaciones que se han producido en el municipio de Castro Urdiales, tanto en el casco urbano de la localidad como en las poblaciones adyacentes de Sámano, Mioño, Ontón y Otañes.

Desde el Puesto de Mando Avanzado (PMA) del Gobierno de Cantabria, habilitado en la calle Leonardo Rucabado de Castro Urdiales, se ha coordinado a los distintos servicios que han participado en el operativos: los parques de emergencias de Laredo, Villacarriedo, Los Corrales de Buelna y Valdáliga; el helicóptero del Gobierno de Cantabria; los bomberos y la Policía Local de Castro Urdiales; las agrupaciones de voluntarios de Santander, Suances, Colindres y Castro Urdiales; la Cruz Roja y la DYA.

Para Mediavilla se trata de un "amplio y completo dispositivo", que se ha puesto a trabajar "de forma inmediata y coordinada", para intentar "paliar en la medida de lo posible" todas los efectos de las inundaciones.

En este sentido, el titular de Presidencia ha afirmado que, aunque se han producido daños en locales y viviendas, lo "verdaderamente importante" es que, de nuevo, "se ha conseguido evitar los daños personales". "Ninguna persona está afectada y eso es lo esencial", ha dicho.

 "Apenas han pasado 48 horas del temporal del fin de semana y, de nuevo, tengo que dar las gracias a todos y cada uno de los servicios de emergencias", concluyó.

90 incidencias

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha registrado hoy un total de 90 incidencias por las fuertes precipitaciones, 50 de ellas localizadas en el municipio de Castro Urdiales. Asimismo, se han realizado 338 llamadas de emergencia a este centro por este mismo motivo.

En la localidad de Sámano es donde se produjeron un mayor número de incidentes por las inundaciones. En concreto, han sido 46 edificios los que se han visto afectados. En Mioño, se han producido inundaciones en cinco edificios; ocho, en Castro Urdiales; 16 edificaciones de Otañes y cuatro en Ontón. También se han producido daños materiales en el polígono de La Tejera y en una gran superficie comercial de la localidad.

La riada también ha afectado al servicio de abastecimiento de agua en Oriñon y ha dejado sin suministro a esta localidad.

Los servicios de emergencia rescataron por la mañana a tres personas de una casa inundada en el barrio El Moral y otras dos en la zona del polideportivo de Sámano, al quedarse atrapados por las fuertes subidas de agua.

En este mismo municipio, el agua llegó a cortar calzadas y vías de comunicación. Incluso, afectaron a los accesos a la A-8, en esta localidad, y a la altura de Guriezo. Otras inundaciones se localizaron en el pabellón Peru Zaballa y en un instituto de la calle Leonardo Rucabado de Castro Urdiales

En el resto de Cantabria, el Servicio de Emergencias 112 registró por la mañana un socavón en la calzada de la CA-142, Travesía de Liaño, y los servicios de emergencias trabajaron por balsas de agua en dos zonas de la N-623, en Parbayón y Muriedas. En el instituto Ría del Carmen en Revilla de Camargo, los bomberos intervinieron por otra inundación.

El agua produjo un corte de carretera en la CA-501, que une Liendo y Limpias. En los barrios de Hazas e Isequilla en Liendo, las inundaciones afectaron a carreteras locales y viviendas. En Laredo, se registraron inundaciones en una vivienda y una calzada del barrio de Santa Ana de Laredo. En la localidad de Sarón, el agua ha alcanzado los 20 centímetros de altura en unos garajes.

Fuente: Pagina Web del Gobierno de Cantabria

Desactivado el nivel 1 del Plan Territorial de Emergencias de Cantabria