jueves. 02.02.2023

Dos escoltas que viajaban en un vehículo, un Toyota Auris, han sido tiroteados esta mañana cuando se disponían a coger su vehículo en la localidad cántabra de Castro Urdiales, informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Cantabria. Ambos han resultado ilesos. Una de las hipótesis que se baraja es que se trate de un tiroteo entre ambos escoltas, informa Fernando Lázaro. Por otro lado, fuentes policiales han indicado que por el momento no hay ningún dato que permita apuntar que se trata de un atentado de ETA, mientras que la Delegación del Gobierno no descarta ninguna hipótesis.


  • No hay datos que apunten a que se trata de un atentado de ETA
  • Los dos escoltas protegían a cargos públicos de Vizcaya
  • El alcalde de Castro dice que fueron abordados cuando cogían el coche

Uno de los escoltas ha asegurado a la Guardia Civil que efectuó disparos de respuesta, según han informado fuentes de la investigación.

Según la Delegación del Gobierno, cuatro proyectiles impactaron en el vehículo si bien sus dos ocupantes han resultado ilesos. Por su parte, el alcalde de la localidad, Fernando Muguruza, ha asegurado que ambos escoltas fueron abordados cuando cogían su vehículo en pleno casco urbano.

Según el alcalde, hubo un "intercambio de tiroteo" en el que los escoltas resultaron ilesos mientras que los asaltantes lograron huir. Aunque, fuentes policiales desvinculan el ataque a la banda terrorista, Muguruza se mostró "preocupado" e indicó que confía en que "las siguientes fases de este gran problema que tenemos en España nos vaya llevando hacia la paz" y que no haya más víctimas.

Los dos escoltas protegían a concejales del PSOE en el País Vasco, aunque en el momento del suceso, producido a las 5.45 horas de hoy, viajaban solos en el vehículo ya que se dirgían a las respectivas localidades vascas donde desarrollaban su trabajo. Uno de ellos protegía a un concejal del municipio vizcaíno de Sestao y el otro a uno de Trápaga.

Extraído de: elmundo.es

[Ampliación] Dos escoltas resultan ilesos tras ser tiroteados en Castro Urdiales