sábado. 26.11.2022

La muerte por tuberculosis de una anciana ingresada en la residencia municipal de Castro ha obligado a los responsables del centro a desplegar el oportuno protocolo entre los 57 trabajadores y los 94 internos restantes. Según explicó ayer la concejal de Sanidad, Elisa Dopico, la mujer enfermó «hace un mes» y fue trasladada al hospital de Laredo.

La mutua tomó ayer muestras del personal que trabaja en el centro. Pese a que aún no se conocen los resultados, la doctora de la residencia, María González-Amayuelas, sostiene que las posibilidades de que haya más enfermos entre la plantilla o los internos es «mínima». De todas formas, los trabajadores llevarán mascarilla hasta que la situación se normalice.

El Sindicato de Auxiliares de Enfermería de Cantabria (SAE) defendía ayer una versión distinta. Según denunció, en la residencia «hay cuatro casos de tuberculosis y dos de hepatitis entre los ancianos», un extremo que Dopico rechazó. Además, exigió una rectificación.

Extraído de: elcorreodigital.com

Una muerte por tuberculosis obliga a examinar al personal del asilo de Castro