domingo. 27.11.2022

Los túneles de Ocharan y el entorno de la calle Leonardo Rucabado pronto tendrá una nueva imagen. Si el Ayuntamiento ya había convocado con concurso de ideas para elegir un proyecto acorde a las pretensiones del equipo de gobierno, ahora, la Consejería de Obras Públicas con una aportación de 582.531 euros hace posible que se pueda ejecutar la obra prevista.

Y es que recientemente se produjo un encuentro entre el consejero de Obras Públicas, José María Mazón y el edil de Industria de Castro Urdiales, Agustín Fernández (PP), en el que se plasmó el apoyo del Ejecutivo regional «para dar una solución a los problemas que se generan en la actualidad en el entorno de esta céntrica y vital zona de Castro Urdiales».

Cabe recordar que la Consejería de Obras Públicas ya presentó un proyecto el pasado año 2006, que fue remitido al Consistorio castreño, y que contemplaba una partida presupuestaria de 582.531 euros para la ejecución de la obra. Dos años después, el equipo de gobierno no contento con aquel proyecto ha convocado un concurso de ideas del que ya ha salido un proyecto definitivo. A pesar de este hecho, Mazón anunció ayer que su departamento apoyará financieramente este nuevo proyecto, en los mismos términos económicos que contemplaba el proyecto enviado por la Consejería en 2006.

'Abracadabra'

El proyecto ganador del concurso de ideas bajo el título «Abracadabra» es obra de los arquitectos Cristina Hacha y Miguel Zaballa y se estima que su ejecución asciende a 798.000 euros.

En primer lugar, se procederá a la reordenación del tráfico rodado, la ampliación a dos carriles del túnel de Ocharan y un nuevo trazado del encuentro entre las calles Leonardo Rucabado y Libertad. En una segunda fase, se prevé la consolidación del túnel de Alén, además de la ejecución de un itinerario peatonal y la incorporación del carril bici.

Las dos últimas fases contemplarán la reurbanización del ámbito peatonal, áreas de estancia y juegos y nuevas plantaciones, así como la puesta en marcha de un anfiteatro urbano, aprovechando unos antiguos túneles de los que aún se conservan las paredes. En concreto, ese anfiteatro se ubicaría en una zona de 850 metros cuadrados que, en la actualidad, no está visible al público. El Consistorio castreño tiene previsto que las obras comiencen el próximo año.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Un necesario cambio de imagen