miércoles. 29.05.2024

La pregunta que le quiero formular, nada tiene que ver con ideas políticas e intereses particulares, sino que todo lo contrario, pienso que tiene que ver con los intereses generales de tod@s los Castreñ@s.

Le sigo desde hace un par de años, concretamente desde que vine a vivir a nuestro pueblo. En este tiempo he tenido la oportunidad de hablar con usted en un par de ocasiones y de hacerle varias preguntas.

No pertenezco a ningún partido político y sinceramente le confieso que usted a nivel particular no me cae especialmente mal, no obstante veo día tras día y pregunta tras respuesta en este foro, que tiene las manos atadas en lo que a la gestión de las diferentes áreas municipales se refiere. En varias preguntas y sugerencias referentes a la Policía Municipal alega que va a hacer lo que pueda, pero poco menos que no le hacen caso. En otras cuestiones como la rotonda de acceso a la localidad alega motivos similares, y así sucesivamente.

Simplemente soy un ciudadano que le puede sugerir un símil a mi nivel, y es que cuando uno ya no se ve preparado para conducir un vehículo, es mejor dejar de hacerlo o probar otro sistema, en caso contrario acabará teniendo un percance. En este caso, los pasajeros de ese coche, somos los ciudadanos, que poca o nada de culpa tenemos (pienso yo)

La pregunta: ¿cree usted que esta situación de falta de liderazgo es buena para el conjunto de los Castreños a los que usted se debe?

Un cordial saludo

Enviado por abcdario



En mi opinión esta falta de liderazgo que usted comenta no es en realidad la causa del problema; Se trata mas bien de una falta de autoridad, que son cosas muy distintas. Pero sucede que no sólo yo, si no todos los alcaldes estamos desautorizados. Se tendrán que producir muchos cambios legales para corregir este problema.

En mi caso la situación se ha complicado por el acoso político más antidemocrático de la historia de España, que quizás se vaya aclarando con el tiempo, aunque en general, en Castro, quien quiere, sabe por donde van los tiros.

Mi renuncia al cargo de alcalde no sería sino una claudicación humillante que creo que no es oportuna, aunque claro, hay más opiniones. Muchas veces creemos que determinados representantes deberían abandonar su cargo. Esto se consigue con la dimisión o con la destitución, que en este caso corresponde al Pleno en forma de moción de censura.

Un gobernante toma decisiones en solitario, según su conciencia y honor, y es muy difícil poder transmitir todo el proceso intelectual que te lleva a una u otra decisión.  Le aseguro que siempre he tomado las resoluciones que he considerado más beneficiosas para nuestra ciudad, pero seguro que pensará que eso lo decimos todos.

Dadas las gravísimas circunstancias acaecidas en Castro, sigo pensando que mi presencia en la alcaldía ha sido el menor de los males posibles y no me siento responsable del inmundo proceder del PSOE y PRC para con nuestra ciudad, ni de las consecuencias que nos hacen padecer.

Tenga paciencia y piense que dos años pasan pronto y tendrá, usted y todos los castreños, la oportunidad de elegir otro nuevo alcalde.

Reciba un cordial saludo:
Fernando Muguruza Galán.

Sobre la falta de liderazgo del Alcalde