sábado. 01.10.2022

«Se mueve toda la casa. Es imposible dormir por las noches. El ruido es

insoportable. Y qué decir de los malos olores ¿No podían haber llevado

esas bombas a otro sitio?». Este es el testimonio de uno de los muchos

vecinos de La Plazuela y la calle Santander que sufren desde hace tres

años las consecuencias de las obras del saneamiento integral de Castro

Urdiales. Los vecinos de esta céntrica zona castreña señalan que es por

la noche cuando más se notan las vibraciones y los ruidos de las seis

bombas instaladas en La Plazuela. «A pesar de que nuestro bloque de

pisos se reformó y pintó hace unos meses, las constantes vibraciones

han producido grietas en el edificio, tanto en el techo como en las

paredes», apunta otro vecino de La Plazuela.
Por otro lado, todos los castreños que residen en este entorno

coinciden en que llevan varios años «sin obtener una solución». Desde

el Ayuntamiento, el concejal de Industria, Jaime Díez Muro (PRC),

aclara, aportando detalles, cúal es la situación actual y los

antecedentes. El edil regionalista señaló que durante la realización de

las obras del saneamiento integral del municipio, se instalaron un

total de seis bombas de 2,5 toneladas y 250 kilovatios de potencia, que

impulsan el agua por un recorrido de 2,5 kilómetros hasta la zona del

Rebanal, donde está ubicada la depuradora. «A este hecho hay que sumar

la circunstancia de que durante la noche, la zona de La Plazuela es un

lugar con poco ruido ambiental por lo que las vibraciones se aprecian

más», afirma Díaz Muro. Pero este hecho no es excusa para que el

Ayuntamiento busque soluciones. Los técnicos municipales han visitado

las obras y la empresa MARE ha recibido las quejas que se han formulado

desde el Consistorio.

Problemas

El edil regionalista

aseguró que el hecho de que las seis bombas estén sujetas de forma

autorregulable a la estructura de hormigón provoca que, al arrancar

alguna de ellas, produzcan vibraciones. «Los técnicos han observado dos

problemas que pueden resolverse cuando se haga el aparcamiento

subterráneo porque requiere una obra civil de importante intervención»,

sostiene Díaz Muro.

«Por un lado, la zona de las bombas se ve

afectada cuando se producen las mareas vivas de agua marina»,s eñala el

edil quien apunta que «la instalación no tiene una reja que impida que

llegue a las bombas material sólido de gran envergadura».

El pleno apoyó una moción de IU

Como ya informó este periódico la semana pasada, durante la última

sesión ordinaria celebrada en el Ayuntamiento de Castro Urdiales, el

Grupo Municipal de Izquierda Unida presentó una moción que fue

respaldada por todos los miembros de la Corporación al considerar que

es un problema que está afectando a varios vecinos de la villa desde

hace años y que merece una solución.

IU denunció, a parte de

las vibraciones, las grietas en los pisos y los malos olores, el hecho

de que el hundimiento del pavimento en la zona de la Plazuela «ha

producido numerosas caídas de ciudadanos». Por este motivo, Santiago

Vélez, en representación de IU, solicitó al pleno instar a la

Consejería de Medio Ambiente a que tome las medidas necesarias para

evitar los problemas que vienen padeciendo estos vecinos en sus

viviendas, además, del arreglo de los daños producidos por las

vibraciones.

Por su parte, el edil no adscrito, Pedro Olano,

señaló durante el pleno que el Gobierno de Cantabria tiene que exigir a

la empresa que realizó la obra, que cumpla el pliego de condiciones

técnicas. «Se demuestra que esa obra no está bien ejecutada

técnicamente y deja mucho que desear».

El alcalde, Fernando

Muguruza, aclaró que desde el Ayuntamiento «no ha habido dejadez, ya

que se han trasladado los problemas a la Consejería para que tome las

medidas oportunas», dijo.

Extraído de: eldiariomontanes.es

«Se mueve toda la casa»