lunes. 04.03.2024

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria ha impuesto una sanción de 600 euros a una empresa dedicada a la actividad de aplicación de plaguicidas para uso en la industria alimentaria y de uso ambiental, que fumigó una discoteca de Castro Urdiales a consecuencia de lo cual resultaron intoxicadas seis vecinos de la zona.


Según la resolución, contra la que cabe recurso, y consultada por Europa Press, la empresa realizó una fumigación en una discoteca de la calle Ardigales, en Castro Urdiales, sobre las diez de la mañana del día 11 de noviembre de 2008.

Como resultado de las actuaciones realizadas por la empresa de aplicación de plaguicidas, varias personas, en concreto seis, con edades comprendidas entre los 5 y los 60 años, fueron atendidas el mismo día 11 de noviembre en el Centro de Salud 'Agüera' de Castro Urdiales, por intoxicación, y con sintomatología de irritación faringea, tos, vómitos y malestar, según consta en el informe del coordinador de la Zona Básica Agüera, de fecha 28 de noviembre.

La resolución señala que estos hechos evidencian que la empresa realizó la aplicación de plaguicidas mediante un tratamiento de termonebulización, sin seguir un protocolo de trabajo, si bien de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Destaca al respecto que la empresa expedientada es una empresa profesional, que viene desarrollando su actividad desde el año 2006, y añade que por lo tanto, debe de realizar sus actuaciones "con la máxima diligencia", y previendo las posibles peligros que puede tener las distintas aplicaciones que se realicen en los diferentes establecimientos en que actúen.

Subraya que debe hacerlo, no sólo observando fielmente las instrucciones de los productos empleados, sino atendiendo al lugar en que se apliquen, guardando todas las medidas de seguridad precisas que eviten perjuicios en la salud de las personas y en la seguridad de los establecimientos dentro de la esfera normal de actuación, máxime --añade-- cuando se trata de productos calificados como tóxicos y por ello la actuación desempeñada debe ser realizada "con un plus de diligencia y atención".

Sin embargo, indica que el resultado de la aplicación realizada en la discoteca castreña, fue la existencia de seis personas afectadas por intoxicación, intoxicación que fue negada por la empresa, si bien la resolución destaca que el daño producido en la salud de las personas afectadas "es efectivo y real", aunque no se conozca el lugar concreto por el cual pudo tener lugar la salida del humo tóxico generado por la aplicación de biocidas.

Al respecto, explica que no sólo la Inspección de Salud Pública, sino que el propio responsable de la empresa, señalan varios supuestos que pudieron tener lugar: bien que a través de los conductos de aireación, el humo hubiera podido salir por su propio peso, o bien, y como se indica en el escrito de alegaciones, la salida de humo pudiera haber tenido lugar a través de filtraciones existentes en la estructura del edificio, con grietas y defectos de sellado.

En todo caso, la resolución indica que lo que se pone de manifiesto es que el propio interesado "asume un resultado dañoso" en la salud de las personas, causado por una actuación "negligente" del

mismo, al no haber adoptado todas las medidas exigibles para evitar el peligro de intoxicación en las personas vecinas afectadas.

Por ello, la Dirección General de Salud Pública ha resuelto imponer a la empresa una sanción de 600 euros, por falta de precaución exigible en la adopción de la medidas necesarias antes de aplicar plaguicidas de uso ambiental en locales en cuyo entorno hay personas.

Sanción de 600 euros a una empresa que fumigó una discoteca resultando intoxicadas seis...