miércoles. 30.11.2022

La Asociación Detente y Ayuda (DYA) en Castro Urdiales lleva diez años

prestando sus servicios en la carretera a todos aquellos que lo

necesitan. El inicio fue duro, pero los frutos han llegado con el

tiempo.
-Diez años en funcionamiento. Se dice rápido.

-Sí. Diez años

recién cumplidos, el día 10 de octubre. El tiempo ha pasado muy depirsa

aunque sí hemos experimentado a lo largo de este tiempo una mejora

sustancial en cuanto a nuestros medios se refiere.

-Un trabajo en el que hay muchas alegrías, pero también muchas tristezas.

-La

alegría de cuando se presta la ayuda a alguien que lo necesita en esos

momentos difíciles de la vida, pero por desgracia también hay momentos

difíciles en los que no siempre se puede salvar una vida. No siempre se

puede llegar a tiempo. Vemos las dos caras.

-¿Recuerda como fue su primer día en la asociación?

-Los

primeros días fueron complicados, nos pillaron nuevos y hubo que sacar

adelante mucho papeleo y temas burocráticos para poner en marcha una

asociación. Contábamos con unos medios muy escasos y con poco personal,

con lo que también había que llevar a cabo muchas horas de guardia. Lo

veo con nostalgia por una parte, pero también con la alegría de haber

visto que con el paso del tiempo se ha experimentado una mejora enorme.

Además considero, por lo que palpamos en la calle, que es una

asociación querida por los castreños.

-¿Con cuánto personal se cuenta y con qué medios cuenta la DYA?

-Pasamos

del medio centenar de voluntarios, entre sanitarios, médicos,

enfermeras... que se ven apoyados por ocho profesionales contratados

con el fin de poder cumplimentar su labor y prestar el servicio

ininterrumpido durante las 24 horas del día, los 365 días del año. Por

lo que respecta a los medios materiales, disponemos en la actualidad de

cinco ambulancias, dos vehículos adaptados para el traslado de

discapacitados, cuatro unidades de rescate como vehículos todoterrenos,

vehículo de rescate en carretera, además de un camión de servicios

médicos equipado con quirófano.

-¿Tecnología avanzada?

-Podríamos

estar hablando de unos medios muy punteros, que no sólo son en el

municipio, sino que en la comunidad autónoma y en otras partes del

Estado. De ahí que, año tras año, somos requeridos para llevar nuestra

labor en muchos puntos de la región y de la geografía española, como la

Feria de Abril, El Rocío en Huelva o en pruebas automovilísticas. Nos

movemos mucho porque los medios con los que se cuenta y la proyección a

escala nacional es buena.

-Es cierto que la realidad a veces supera la ficción.

-Es

cierto. Toca ver casos duros que a quien no le toca de cerca piensan

que no existen o que es un poco ficción, pero que en muchas ocasiones,

por desgracia, la realidad supera la ficción.

-¿Me imagino que también habrá anécdotas divertidas?

-Se

dan casos curiosos de personas con intoxicación etílica en los que dice

que su mujer no le deja entrar en casa, u otras curiosas como una

persona que sufre un accidente de tráfico que está más preocupado

porque lleva una cantidad importantísima de dinero en el coche que por

su propia salud. Situaciones como éstas hacen que este trabajo sea un

poco más llevadero.


Extraído de: eldiariomontanes.es

Rafel Gómez presidente de la DYA / «Existen casos duros que superan la ficción»