sábado. 26.11.2022

La consejera de Sanidad cántabra, Charo Quintana, afirmó hoy que la

intervención de los servicios de salud de Cantabria y del País Vasco en

el control del brote epidemiológico de Síndrome de Shock Tóxico

Estreptocócico (SSTE) que en abril causó la muerte a una niña en Castro

Urdiales fue "ejemplar".

La consejera presentó esta mañana en el hospital de

Laredo, junto a la directora general de Salud Pública del Gobierno

vasco, Margarita Biciola, los resultados del estudio del brote

epidémico de Síndrome de Shock Tóxico, que también afectó de forma

grave a otros 2 compañeros de guardería de la niña fallecida.

Según

Quintana, la actuación demostró que "no somos sistemas autonómicos sino

un gran sistema nacional de salud pública de todos los ciudadanos,

independientemente de dónde hayan nacido y de dónde residan".

TOTAL COLABORACIÓN

Por

su parte, la directora general de Salud Pública del Gobierno vasco

abundó en que, en este caso, se ha dado "una total colaboración" entre

las dos consejerías, lo que supone "un ejemplo" de coordinación entre

comunidades "porque los gérmenes no tienen fronteras".

Tras el brote, totalmente desconocido

en España, se iniciaron los estudios para identificar el germen y

establecer un protocolo de actuación preventivo, según señaló Quintana,

quien explicó que se trata de "una trágica rareza" que causó

"preocupación e inquietud" entre los profesionales médicos porque no

existía bibliografía que analizara estos casos en España en el modo de

brote, como se dio en Castro Urdiales.

Durante

la crisis sanitaria, Quintana mantuvo contactos telefónicos diarios con

el consejero de Sanidad vasco, Gabriel Inclán, con quien se reunirá

para establecer un protocolo de actuación para coordinar actuaciones

futuras.

Sobre el Síndrome de Shock Tóxico

desarrollado en Castro Urdiales, Quintana indicó que se trata de una

bacteria estreptococo que se expresó "con una virulencia especial" en 3

niños, ya que ataca a todo el organismo y produce un fallo orgánico

masivo.

COMPORTAMIENTO VIRULENTO

El

estudio del SSTE ha permitido aprender "que el germen puede comportarse

de esta forma virulenta" y afectar a grupos de niños, por lo que,

añadió Quintana, "tuvo que haber en la guardería de Castro un agente

transmisor entre los niños".

Según el estudio,

el germen afectó en mayor medida a los niños más mayores, que se

relacionan más e intercambian objetos entre ellos.

"Creemos que la intervención profiláctica en el centro escolar impidió que otros niños desarrollasen esta enfermedad tan catastrófica", indicó la consejera, quien aseguró que el hospital vizcaíno de Cruces "salvó la vida a dos niños gravísimamente afectados".

El

protocolo de actuación que se instaurará ahora incluirá la bibliografía

sobre el caso, ya que se trata del primer brote descrito en España, así

como las fases de diagnóstico, pruebas y tratamientos preventivos y

curativos a realizar en los afectados.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Quintana califica de ejemplar la intervención en el brote epidemiológico