sábado. 20.04.2024

El Juez de Instrucción número dos de Castro ha dictado un auto de sobreseimiento provisional de las actuaciones llevadas a cabo en las diligencias 840/2008 para investigar un presunto delito contra la Hacienda Pública por el que se había imputado a los administradores legales de Promociones Cotolino S.L., Jesús Pampín y Manuel Vázquez, y de Urdicam S.L., Florencio Gómez y Ángel Herrera, al haber regularizado su situación tributaría.

Según el juez, ‘parece claro que la intervención de la policía judicial, de la Agencia Tributaría y las evidencias de la documentación intervenida han hecho que los imputados hayan optado por acogerse a la eximente de la responsabilidad  prevista en el Código Penal y hayan regularizado su situación fiscal mediante declaraciones complementarías, por lo que no procede mantener la imputación por dicho delito’.
 
En lo que se refiere a Promociones Cotolino, según el informe de la A.E.A.T., la empresa no tenía previsto reflejar el importe total de los precios acordados con sus clientes en los contratos y en las escrituras que fueran suscritas, sino un 15% inferior al realmente pactado. El valor de la promoción en el mercado superaría los 19 millones de euros. Como consecuencia de la intervención judicial, la empresa ha presentado una declaración complementaría del IVA de los ejercicios 2006, 2007 y 2008, el 18 de febrero de este año por importe de 868.225 euros de anticipos recibidos de los clientes que no fueron declarados en plazo reglamentario con los consecuentes ingresos a favor de la Hacienda Pública, quedando así regularizada su situación fiscal.
 
En el caso de Urdicam se aprecia, según el informe tributario, una “falta de coincidencia en la contabilidad” del año 2007en relación a la valoración de la permuta realizada con el Ayuntamiento de Castro. De haberse declarado bien hubiese supuesto un mayor ingreso que al final determina un mayor beneficio, y en consecuencia, una mayor base imponible a efectos del Impuesto de Sociedades. Sin embargo, al ser la cuota omitida en la operación de permuta en 2007 inferior a 120.000 euros, carece de relevancia penal, según se recoge en el auto.
 
También se destaca que en otra promoción del año 2005 existen “indicios de haberse recibido pagos en B”, mientras que en la venta de la promoción del edificio Boulevard (construido supuestamente sobre una vaguada) se percibieron 505.350 euros en dinero B, por sobreprecio en las ventas. En relación a 2008, el fraude en el Impuesto de Sociedades planificado ascendería a 126.337, sin considerar otras posibles partidas de gasto no contabilizadas.

Extraído de: EL MUNDO

Promociones Cotolino y Urdicam regulan sus cuentas tributarías