martes. 16.07.2024

Hace meses que algo huele mal en Castro Urdiales. Se trata de la depuradora del Alto del Cuco (entre Urdiales y Allendelagua) que parece tener problemas para depurar los olores. Olores que, depende la dirección del viento, llegan incluso al centro de la ciudad. Pero, sin lugar a dudas, los que más están padeciendo esta 'peste' son los vecinos de las viviendas situadas en los alrededores de esta EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales). El hedor se hace insoportable por momentos. «Es bastante desagradable. Cuando sopla el viento es horroroso. Huele muchísimo y el mal olor se mete en casa», aseguraba ayer una vecina de la zona.
Pero no queda sólo ahí el problema. Una promotora que construye en este barrio 14 chalés bifamiliares (Antxeta S L) tiene grandes dificultades para venderlos. Incluso, ya ha habido un posible comprador que se echó atrás un día antes de la firma del contrato. «Indudablemente, los malos olores molestan y no gustan. Está cantado. Que es un perjuicio para mí es un hecho claro», señaló el promotor a este periódico.

Las quejas se multiplican. Y es que va en aumento el número de vecinos del municipio que padecen de cerca las consecuencias de la depuradora, que no hace muchos años que se instaló en el municipio. También los propietarios de las viviendas de La Plazuela, ya en el casco urbano, tienen que soportar -además de las continuas vibraciones- los malos olores que se producen cuando se limpia la estación de bombeo situada debajo de sus casas. Limpieza que se produce a menudo. Y es que en el proyecto inicial de la estación del Alto del Cuco aparecían dos estaciones de bombeo y, finalmente, sólo se construyó una que no es suficiente y se colapsa y estropea constantemente.

Esta falta de previsión y de otra estación de bombeo, está provocando una reacción en cadena que está derivando en consecuencias nada agradables. La semana pasada, un miembro de la asociación ecologista castreña El Tejón, Joaquín Díaz Munio, aseguraba que el antiguo colector con salida junto a la iglesia de Santa María y que se suponía fuera de servicio, «sigue funcionando», además de la nueva depuradora.

Esta misma afirmación fue sustentada ayer por el regidor municipal, Fernando Muguruza, quién señaló que el antiguo colector está funcionando sin ningún tipo de depuración. «Recoge las aguas fecales de una gran zona de la ciudad y las vierte al mar sin depurar. Es una verdadera barbaridad». El alcalde explicó que la Consejería de Medio Ambiente le trasladó que ese colector iba a utilizarse únicamente como medida de urgencia, hecho que, a día de hoy, no se ha cumplido puesto que está operativo.

Daños ambientales

Por otro lado, desde la asociación El Tejón también se aseguró que los vertidos que se producían al mar en la zona de Santa María estaban provocando graves daños medioambientales. Muguruza comparte esta opinión pero deja claro que es responsabilidad de la Consejería de Medio Ambiente. Aseguró que desde el Ayuntamiento han intentado mantener contacto con el consejero, Francisco Martín, pero no han recibido respuesta. Aún así, considera que es grave y que «no se pueden cerrar los ojos».

«No sólo no nos ayuda a arreglarlo sino que está permitiendo que se mantenga un punto negro en nuestra ciudad. Si la Comunidad Europea se entera de esto nos puede sancionar a todos», estimó Fernando Muguruza.

Sobre el colector ubicado en las proximidades de la iglesia de Santa María y los problemas que estaba causando a su paso por el edificio de los Chelines y la Plaza del Ayuntamiento, el primer edil castreño envió un mensaje de tranquilidad. Aseguró que el hecho de que se siga utilizando «no perjudica a la plaza». Aun así, desde el Consistorio se está trabajando en la rehabilitación de esta tubería. Se ha realizado la adjudicación provisional y tras las alegaciones pertinentes, se prevé que las obras comiencen a principios de septiembre. «Esta adjudicación previa se ha hecho a la UTE (Unión Temporal de Empresas) Senor-Ciomar que se van a encargar de realizar la reparación del colector que va por debajo de la Plaza del Ayuntamiento por una cantidad de 262.512 euros para evitar el hundimiento de la zona».

«Un comprador se echó atrás un día antes de firmar»

Luis Fernando Gil, gerente de la promotora Antxeta SL, es otro de los afectados por por los malos olores producidos por la EDAR de Castro Urdiales, ubicada junto al Alto del Cuco. En esa zona, este constructor está edificando un total de 14 chalés bifamiliares, que de momento están sin vender. «Indudablemente los malos olores molestan y no gustan. Está cantado. Que es un perjuicio para mí es un hecho claro», aseguró ayer Luis Fernando.

Y es que este constructor comentó, en declaraciones a este periódico, que los malos olores producidos por la depuradora han hecho que un posible comprador se «echara atrás la víspera de firmar el contrato». Ante esta situación, Luis Fernando ya se ha planteado acudir a la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno regional encargada de la gestión de la EDAR con el fin de buscar una solución ante esta problemática.

«Hablé con el alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, y me dijo que el Ayuntamiento no era el responsable de la depuradora y que dependía del Ejecutivo regional. Tengo pensado ir en septiembre en busca de respuestas».

«El caso es que no huele todo el día, pero yo creo que la solución pasa por ubicar unos camiones estancos para que cuando retiren los sólidos no huela mal», comentó este constructor indignado por la falta de respuestas.

Extraído de: eldiariomontanes.es

«¡No hay quién aguante este olor!»