domingo. 04.12.2022

Desde 2005 varios vecinos de los distintos barrios de la pedanía castreña de Sámano tienen que soportar las inundaciones que se producen en sus viviendas cada vez que llueve con fuerza. No es más que otra consecuencia del boom inmobiliario que se ha cebado con la pedanía castreña desde hace ya varios años. Michelle Meulemans, como portavoz de las asociaciones de vecinos, ha enviado al Ayuntamiento un escrito en el que exigen, de nuevo, que se tomen cartas en el asunto.

-Cada vez que se produce un pequeño aguacero en el municipio los vecinos se Sámano pagan el pato. ¿Qué se puede hacer?

- Se debería hacer mucho por eso hemos mandado ese escrito al Ayuntamiento. Pedimos responsabilidades porque desde el Consistorio se han entregado las oportunas licencias de obra a los promotores inmobiliarios para llevar a cabo las nuevas urbanizaciones sin vigilar que lleven a cabo todas las infraestructuras necesarias para que los vecinos no padezcan nunca este tipo de problema. Hay muchos vecinos que acuden a mí angustiados, llorando, desesperados porque han invertido mucho dinero en sus casas y están viviendo entre humedades y aguas. Tenemos hasta una vecina a la que le entra agua en su terraza y hasta el muro de contención tiene filtraciones con el consiguiente peligro de que se pueda caer. Además cerca hay un árbol muy grande con lo que hay peligro para su vivienda y para sus vidas.

-Existe desesperación, sobre todo porque no se trata de un problema nuevo sino que se arrastra ya desde hace tres años. ¿Se pierde la esperanza?

-No vemos solución porque se hacen parches pero no sirven. Se pueden empezar a canalizar ya todos los caminos y carreteras que existen en Sámano. Que se pongan las arquetas y las recogidas de aguas pluviales y que se exija a todos los promotores que donde vayan a construir investiguen bien porque hay sitios donde había caños, fuentes, riachuelos. Luego se están mezclando las aguas pluviales con el saneamiento con lo cual a la mínima subida del río todo sube y se inundan los bajos de las casas.

-¿Qué barrios son los más afectados?

-A mí me han llamado de Laiseca, Montealegre, El Moral, Llantada, Hoz. Sobre todo los que están en llano.

-Exigen al Ayuntamiento de forma urgente presupuesto para acometer cuanto antes esas obras.

-Supongo que tendrán una partida presupuestaria para juntas vecinales y si no que hagan una modificación de crédito. Lo que no se puede decir es que es competencia del promotor o del constructor o del vecino. No, es un problema conjunto y la solución se tiene que buscar de forma conjunta también.

-¿Es ésta la primera carta de queja que envían al Ayuntamiento?

-Llevamos desde 2005 hablando del problema de inundaciones. Yo sé que desde el Gobierno de la Presidencia de Cantabria se ha hecho un estudio de todas las zonas inundables y Sámano está reconocido en ese estudio con lo cual el Ayuntamiento antes de conceder una licencia de obras tendrá que ver si donde se va a ubicar la nueva construcción es una zona inundable.

-¿Se plantean la posibilidad de jercer algún otro tipo de medida, por ejemplo una concentración que ahora está tan de moda?

-Eso lo tendrían que decidir los afectados pero tendrán el apoyo de la Asociación de Vecinos, por supuesto. Antes de llegar a estos extremos hay que dialogar y hacerlo público para que todos se pongan las pilas.

Extraído de: eldiariomontanes.es

«Los vecinos de Sámano están desesperados»