martes. 07.02.2023

Los sindicatos CC.OO., UGT y CSI-F culparon hoy a la administración sanitaria del "caos organizativo" y la "mala" gestión de los servicios mínimos establecidos para la huelga en el Servicio Cántabro de Salud (SCS), al que consideran "responsable" por cada día de huelga que pase sin poner solución a un conflicto que, a su juicio, han "provocado" los responsables sanitarios por su "incapacidad negociadora".


El comité de huelga ha sido citado para reunirse mañana, a las seis de la tarde, con los responsables del Servicio Cántabro de Salud para reanudar unas negociaciones que, según los sindicatos, fueron "rotas unilateralmente" por la administración al no atender las reivindicaciones planteadas en la reunión del pasado jueves, víspera del inicio de la huelga.

En la jornada de hoy martes el conflicto en el SCS mantiene paralizados tres de los cuatro bloques quirúrgicos de Valdecilla, es decir, 18 de los 24 quirófanos, y los seis que están operativos sólo se utilizan para intervenciones urgentes, tal como explicaron los sindicatos en rueda de prensa.

Mientras tanto, en las consultas ha habido que suspender citas y pruebas, y en los laboratorios los técnicos sólo realizan las pruebas urgentes. Por su parte, en el Hospital de Laredo funcionan sólo dos de los cuatro quirófanos.

Margarita Ferreras, del sindicato CSI-F, destacó que el seguimiento de la huelga ha ido "en aumento" desde su inicio, aunque el SCS intente "enmascararlo" y a pesar de los servicios mínimos y las "irregularidades" en su gestión, que tratan de "boicotear o aminorar el impacto" de la huelga.

De hecho, las asesorías legales de los sindicatos están estudiando lo que consideran un "atentado" contra los derechos fundamentales. En concreto, Asunción Ruiz, de CC.OO., acusó al SCS de poner a una misma persona de servicios mínimos todos los días, conculcando su derecho a la huelga; de encargar a trabajadores que ya cobran la carrera profesional labores que corresponden al personal en huelga; y de enviar 'correturnos' a servicios en huelga en un "claro intento de boicot" de la convocatoria.

PROBLEMAS CON LOS MÍNIMOS
Además, está habiendo "problemas" con los servicios mínimos, algo que en opinión de Ferreras "da idea" de que Sanidad no esperaba que la convocatoria de huelga alcanzara estas "proporciones" y lamentó que esa falta de previsión y la inadecuada gestión de los servicios mínimos esté dando lugar a "incidencias" por la "irresponsabilidad" de la administración.

Frente a ello, defendió la actitud de los trabajadores, que están "cumpliendo escrupulosamente" los servicios mínimos, y lamentó que se les esté intentando "intimidar y criminalizar".

En este sentido, Asunción Ruiz criticó que el SCS les ha comentado que se están iniciando procesos informativos para determinar si se abren expedientes disciplinarios a algunos trabajadores, por ejemplo, por los problemas surgidos en el Hospital de Laredo en relación a las extracciones de sangre para pruebas rutinarias.

El representante de UGT, Javier Castillo, que pidió disculpas a los pacientes por los "trastornos", recalcó que no permitirán que los "problemas de mala organización" recaigan en "el último eslabón de la cadena" con expedientes para los trabajadores que se limitan a cumplir estrictamente los servicios mínimos.

En su opinión, tiene que haber una "depuración de responsabilidades desde el gerente al último responsable del laboratorio", y adelantó que si se adoptan medidas contra los trabajadores, tendrán "toda la cobertura legal" de los sindicatos.

NEGOCIACIONES
Respecto a las negociaciones, los representantes sindicales negaron haber planteado nuevas reivindicaciones en la última reunión y lamentaron que la huelga "se podía haber evitado" en la reunión del pasado jueves, porque estaban dispuestos a llegar a un acuerdo en ese momento, a pesar de no estar cerradas las cantidades que se abonarían por el desarrollo profesional y de que planteaban cobrar en 2010 lo correspondiente a 2009, en 2011 lo de 2010 y en 2012 lo de 2011.

En palabras de Margarita Ferreras, la "disculpa" de la crisis económica "no puede ser un salvoconducto" para aplazar un compromiso que lleva ya dos años firmado ya que, según recalcó, precisamente porque comprenden la situación económica, los sindicatos proponen ese calendario de pagos.

"Comprensión y plazos, por supuesto; pero no bloqueo y olvido de lo pactado", apostilló la sindicalista, quien rechazó además la "intoxicación informativa" de Sanidad cuando acusa a los sindicatos de "intransigentes".

En la misma línea, Asunción Ruiz apuntó que "la crisis se debe gestionar para todos", destacó que los trabajadores del SCS también están en crisis y quieren que se les pague "lo que se les debe", y criticó que lo que quiere el Servicio Cántabro de Salud es "ahorrarse 2009" y, para ello, está "provocando problemas asistenciales".

Además, negó que en otras comunidades autónomas se haya suspendido el pago del desarrollo profesional, y aclaró que en algunos casos lo que se ha suspendido es el pago del grado IV, tanto para carrera como para desarrollo profesional, no como en Cantabria, donde la carrera profesional se cobra ya completa y se "discrimina" a parte de los trabajadores, que no pueden cobrar completo el desarrollo profesional.

Los sindicatos culpan al SCS del caos organizativo y le responsabilizan por cada día de...