domingo. 27.11.2022

Han pasado casi cien años desde que el mercado de abastos de Castro Urdiales, proyecto que pertenece al arquitecto Eladio Laredo, se inaugurase allá por el 30 de diciembre de 1911. Este edificio, enclavado en el lugar del antiguo convento de San Francisco, no está incluido en la relación de Bienes de Interés Cultural del Gobierno de Cantabria; mientras que sí presenta una protección por parte del Ayuntamiento de Castro Urdiales, a través del Plan General y del Plan Especial de Protección del conjunto histórico-artístico.

Después de tantos años en pie, a día de hoy es evidente que este inmueble necesita una reforma integral, y en ese camino se encuentran inmersos en estos momentos tanto el Ayuntamiento de Castro Urdiales como el Gobierno de Cantabria. En este sentido, la Consejería de Obras Públicas del Ejecutivo cántabro ya cuenta con un anteproyecto dividido en dos fases y cuyo presupuesto asciende a 3.461.887 euros.

En la primera fase, cuyo presupuesto de licitación es de 2.587.877 euros, se acometerán las obras necesarias y orientadas a acondicionar el espacio, tanto interior como exterior, y que recogen las intervenciones estructurales. En lo que respecta a la segunda fase de este proyecto, con un presupuesto de 874.009 euros, se ejecutarán aquellas acciones encaminadas a dotar al mercado de abastos de las instalaciones y equipamientos necesarios en los puestos concesionarios para el desarrollo de las actividades programadas.

Nuevos puestos

Esta rehabilitación del conjunto arquitectónico acogerá nuevos usos, entre los que se pretende incluir puestos destinados a carnicerías, pescaderías, panaderías, charcuterías y queserías; puestos destinados para la degustación que irán asociados a un servicio de cafetería dentro del propio mercado, pero al margen de las instalaciones comunes del mismo, y otros puestos para frutas y verduras.

A parte de los usos anteriormente citados, existen otras ubicaciones a incluir en este nuevo mercado de abastos como son las 'boteras', las 'aldeanas', que ofertan frutas y verduras, y un puesto de periódicos. Esta actuación, de «gran envergadura», según la concejala de Turismo y Comercio del Ayuntamiento de Castro Urdiales, Ana Zubiaurre, será cofinanciada por el Gobierno de Cantabria y el Consistorio castreño, aunque todavía está por determinar el porcentaje que deberá abonar cada uno.

La edil del área de Comercio afirma que el objetivo principal de este nuevo edificio de dos plantas es que «todos los comerciantes, tanto los del mercado antiguo como los del nuevo se reubiquen conjuntamente». Ademas, Ana Zubiaurre, explicó que se pretenden crear nuevos oficios con el fin de fomentar el yacimiento de empleo. «Sin lugar a duda este mercado va a ser todo un referente en Cantabria», apostilló.

Colaboración

Para la edil de Comercio del Ayuntamiento castreño éste es un proyecto «muy complejo», que requiere la «colaboración de ambas administraciones», ya que hay muchas cuestiones por concretar, determinar y perfilar, dada la magnitud de la obra.

Por otro lado, la concejal popular afirma que en obras de rehabilitación tan importantes como ésta del Mercado de Abastos, «hay que tratar muchos aspectos que de ninguna manera se pueden dejar de lado como la sanidad, los usos y la conservación, al tratarse de un edificio catalogado y protegido».

Extraído de: eldiariomontanes.es

La rehabilitación del mercado de abastos, cada vez más cerca