lunes. 15.04.2024

Rara sensación a la vez que agradable ha sido ver esta mañana a una docena de barcos guipuzcoanos del puerto pesquero de Hondarribia, atracados en el rompeolas de la bahía de nuestra ciudad. Rara, por que quizás la añoranza que sentimos de no ver hace mucho tiempo entrar barcos pesqueros de cerco en nuestro puerto, nos ha hecho sentir esa sensación. Agradable, por que cabía la posibilidad de que dichas embarcaciones podrían haber entrado en nuestro puerto a vender, quizás, unas toneladas de pescado. Nada más lejos de la realidad.

Al presenciar tal “espectáculo” nos henos dirigido entre numerosos curiosos, al igual que nosotros, al rompeolas para interesarnos por el motivo de tan agradable acontecimiento. Hemos tenido la oportunidad de poder hablar con el armador de uno de los barcos al que le hemos preguntado el motivo de haber arribado al puerto de Castro Urdiales. ‘El tiempo no nos ha dejado trabajar esta noche, y al no tener nada de pescado que vender hemos decidido entrar a descansar a Castro porque es el puerto más cercano, alguno hemos aprovechado también para sacar el arte a tierra y limpiarlo, estamos faenando a tan solo ocho millas y después de comer saldremos de nuevo a ver si el tiempo nos deja largar el arte por último día esta semana y nos vamos para casa, nosotros guardamos las fiestas de Semana Santa, nos comentaba el armador.

Muchocastro.- ¿La costera de verdel estará tocando a su fin, no?..... ¡Qué va, qué va! ‘Hay mucha cantidad de verdel y vamos a aprovechar todo lo que podamos, no tenemos nada más’. ‘Este año tampoco nos van a dejar faenar en la captura de la anchoa, ¡y anchoa hay! En los artes viene cantidad de bocarte y es bastante grande, de treinta granos más o menos’. ‘Luego marcharemos al cimarrón, y cuando tengamos hecho el cupo volveremos para dedicarnos a pescar bonito’. ¡Es lo que hay y a ello nos tenemos que ceñir! ‘A ver si tenemos suerte cuando tengan las reuniones estos señores que deciden lo que tenemos que hacer y nos dan una alegría comunicándonos que podemos pescar anchoa, lo malo es que las reuniones serán en junio y por esas fechas ya estaremos inmersos en la pesca del cimarrón’, nos decía este viejo lobo de mar del puerto pesquero de Hondarribia.

La flota guipuzcoana de Hondarribia arriba al puerto de la localidad