miércoles. 30.11.2022

El presidente de la Asociación de Héroes de la República, Antonio Hontañón, ha dicho hoy que el convenio con Justicia para hacer un mapa de las fosas de la Guerra Civil y la represión franquista es "un primer paso" que ya habría que haber dado y ha calificado de "vergonzoso" que Cantabria no cuente aún con un protocolo para exhumar a las víctimas.

"Me parece bien que se haga. Ya era hora", ha subrayado a Efe, tras conocer que el Gobierno ha acordado firmar un convenio con el Ministerio de Justicia para realizar un mapa de los lugares donde se localicen restos de las víctimas de la Guerra y del franquismo y atender así la demanda de aquellas personas que ignoran el paradero de sus familiares muertos o desaparecidos.

No obstante ha denunciado que la Ley de la Memoria Histórica entró en vigor ya hace dos años y el Gobierno de Cantabria "no ha hecho nada", ni se ha dirigido a la Vicepresidencia del Ejecutivo español para firmar el protocolo para exhumar a las víctimas, ni "ha dado un duro" a su asociación, que está trabajando en la localización de las fosas e incluso ha realizado exhumaciones y ni siquiera ha recibido a sus responsables.

Hontañón ha subrayado que la firma de ese protocolo es de una "urgencia máxima", porque el tiempo "corre en contra" y los testigos que pueden ayudar a localizar las fosas están muriendo.

En ese protocolo, que ya se ha firmado en distintas comunidades y que desarrolla el artículo número 12 de la Ley de la Memoria Histórica, se concreta quién tiene la capacidad para exhumar a las víctimas, los trámites que hay que realizar y la financiación que hace posible una tarea que en Cantabria está realizando la asociación sin ayuda y en la medida que le permiten sus limitadas capacidades.

"La ley es muy bonita, pero si no se aplica es papel mojado", asegura el presidente de la Asociación de Héroes de la República y de la Libertad.

Esta asociación ha participado hasta la fecha en la exhumación de dos fosas, con la colaboración de la Sociedad Aranzadi: una en Talledo, Castro Urdiales, donde se recuperaron los cuerpos de dos soldados gracias al testimonio de una persona que vio de niño su enterramiento, y otra fallida en Caranceja (Reocín), en la que no se halló resto alguno.

Antonio Hontañón califica de "vergüenza" que el Gobierno de Cantabria todavía no haya recibido a su asociación y defiende que, así como concede ayudas a la Fundación de Víctimas del Terrorismo, también debería apoyar la tarea que realiza su colectivo que, subraya, "está buscando a víctimas cántabras".

Fuente: que.es

Héroes de la República pide un protocolo de exhumación, además de un mapa de fosas