domingo. 14.04.2024

Los usuarios de la línea de autobús que une el barrio baracaldés de Cruces y Castro Urdiales se toparon la pasada semana con un desagradable golpe al bolsillo. El mismo billete de autobús por el que el viernes anterior habían abonado 1,96 euros, dos días después costaba 2,33. Este sustancial incremento se debe, según explicaron fuentes de la empresa que gestiona el servicio, Encartaciones SA, a «un error de cálculo» que el Ministerio de Fomento cometió el año pasado.

Para comprender el brusco cambio de precios hay que retroceder a marzo de 2008. Por aquel entonces, el Gobierno central decidió ampliar las dos líneas que unían Bilbao y Castro debido a la «intensificación» de la demanda. Hasta ese momento los servicios se ceñían a la conexión entre la localidad cántabra y la capital vizcaína por la N-634 y la que recorría parte del tramo por la A-8 y sólo recurría a la carretera nacional para hacer parada en la pedanía de Mioño. El billete costaba 2,18 euros.

No obstante, Fomento decidió incorporar una tercera línea que obligó a remodelar uno de los trazados ya existentes, el que discurría en parte por la autovía. Mientras, el enlace por la N-634 se dejaba tal cual. Finalmente, se estableció una conexión entre Bilbao y Castro directa por la A-8 y otra entre Cruces y el municipio costero, que hacía parada en la pedanía de Mioño. Los billetes de esta última línea pasaron a costar 1,96 euros, mientras los de las otras dos se quedaron en 2,73. «Fomento tarifó a la baja fruto de un error, lo que en aquel momento benefició a los viajeros», explican fuentes de la compañía.

Encartaciones S.A. alertó del fallo al ministerio, que no ha «recalculado» la tarifa «como debía haber sido» hasta este año. La subida entró en vigor el pasado lunes. Aunque Fomento hace efectivos los cambios de tarifas el 1 de abril, este año lo dejó para después de Semana Santa por una cuestión «estética». «Parece mucho, pero proporcionalmente es más ajustado», defiende la empresa, que asegura que de momento ha recibido «pocas llamadas» para quejarse del incremento. Por su parte, las otras dos líneas han subido sólo dos céntimos, por lo que ahora cuestan 2,75 euros.

«Es una pasada»

A ambos lados de la frontera entre Vizcaya y Cantabria el sentir es el mismo. A pesar de que la mayoría de los usuarios había visto el cambio de tarifas anunciado en el interior de los autobuses, no comprende a qué se debe un incremento tan abultado. «Me parece una pasada. No entiendo el motivo. Es un golpe para los que venimos a trabajar o al hospital con cierta asiduidad», se quejaba Isabel Vicente mientras esperaba en la parada de Landeta, en Barakaldo. «Es lo que nos faltaba. ¡Con la crisis que hay! Suelo viajar con mi mujer, así que ir y venir nos sale 1,40 más caro. ¡Qué gracia!», se dolía Fernando Etxeberría, un jubilado residente en Castro.

También había despistados que se dieron de bruces con la sorpresa a la hora de pagar. «Estoy flipando. Para un error en positivo que tienen, podían haberlo dejado como está», ironizaba otro usuario.

Vecinos exigen que se baje la tarifa

El malestar por el incremento del billete de autobús ha provocado una rápida reacción al otro lado de la muga. La asociación ciudadana Iniciativa por Castro califica como «el colmo de la desfachatez» el aumento del precio de la línea que une la localidad cántabra y el barrio baracaldés de Cruces. «Con el petróleo más barato y una situación económica difícil para muchas familias, nos vienen con semejante salvajada: ¡un 20% de subida en la tarifa! ¿En el beneficio de quién se piensa?», se cuestionan.

Así las cosas, el colectivo no ha dudado en trasladar el «malestar» vecinal al grupo municipal que les representa en el Ayuntamiento, Acuerdo por Castro, liderado por Rufino Díaz Helguera. Su demanda es clara: «Queremos que exijan de inmediato a la empresa Encartaciones SA la rectificación de tan exagerada e irrespetuosa subida en el servicio», concluyen.

Extraído de: elcorreodigital.com

Fomento sube un 20% el billete de autobús entre Cruces y Castro