lunes. 05.12.2022

Las empresas vascas se ven obligada a poner en marcha iniciativas de toda índole para intentar superar la grave crisis económica con los menores 'rotos' posibles. Las cooperativas de Mondragón se han puesto a la cabeza de la fila y, siguiendo las recomendaciones efectuadas por la corporación, ya han comenzado a aplicar medidas de austeridad. Tras la decisión de Fagor Electrodomésticos de renuncian a la paga extra de Navidad, Eroski también ha apostado por apretarse el cinturón y lanzar un plan de contención de gastos para hacer frente a una situación que no duda en calificar como «dura» y «difícil». En ese contexto, ha planteado a sus más de 8.000 socios la congelación de salarios y capitalizar -es decir, no cobrar- la cantidad que reciben por los intereses de su participación en la sociedad. Los trabajadores por cuenta ajena -más de 47.000 personas- no se verán afectados por estas acciones.

Ambas propuestas están recogidas en un documento enviado por Eroski a todos sus cooperativistas, al que ha tenido acceso EL CORREO. En el informe se realiza un detallado análisis de la situación del grupo de distribución y se apuntan una serie de actuaciones que serán incluidas en el plan de gestión de 2009. Fuentes de la compañía explicaron ayer que no está prevista la convocatoria de una asamblea para votar la congelación salarial y la capitalización de los intereses. Ambos extremos serán previsiblemente aprobados por el consejo rector de la firma.

En el escrito remitido a los socios, la empresa presidida por Constan Dacosta subraya que las dos principales vía de obtención de recursos -la venta de activos y los beneficios del negocio- se están viendo afectados tanto por la crisis como por la propia evolución del grupo.

En lo que respecta a la venta de activos, indica que la situación del mercado financiero «dificulta» la materialización de operaciones inmobiliarias. Pese a todo, Eroski acaba de cerrar la venta de 12 hipermercados por 360 millones a una sociedad creada junto con el grupo británico Topland, una medida que le garantizará cerrar el año con beneficios.

Respecto a los resultados económicos, la cooperativa de Mondragón admite que la debilidad de la demanda frena las ventas, amenaza la consecución de los márgenes previstos e impulsa los gastos «hacia arriba». A ello se añade que los 'híper' más grandes, las nuevas aperturas y la transformación de las tiendas adquiridas a Caprabo «tienen mayores dificultades de las previstas para alcanzar los objetivos» fijados.

Intereses del 7,5%

A partir de ese escenario, los responsables de Eroski advierten de que la complicada coyuntura exige a los socios «esfuerzos, tanto individuales como colectivos». Todo ello, con el objetivo de minimizar los efectos de la crisis y salir reforzados cuando concluya.

Las medidas diseñadas por el grupo se recogen en dos grandes capítulos. El primer bloque es de índole financiera. En él se incluyen actuaciones como la obtención de nuevas líneas de crédito, la renegociación de las condiciones de los actuales préstamos, la realización de desinversiones y una nueva emisión de aportaciones financieras subordinadas. Eroski ya tiene varias en el mercado y, según puntualizó ayer la compañía, ningún titular de esos activos se verá afectado por el plan .

En el ámbito puramente económico, la cooperativa se ha propuesto sanear su actividad y mejorar su cuenta de explotación.

Es ese capítulo el que más consecuencias directas tendrá para los cooperativistas, que el próximo enero no ingresarán previsiblemente el 'dividendo' por los intereses de su participación en la empresa. Esa cantidad se capitalizará, pero se asignará a la cuenta de cada socio y seguirá generando intereses del 7,5%. Eroski se ha comprometido a que, cuando haya concluido la situación de crisis, estudiará la forma de poder abonar ese dinero.

La congelación salarial también será revisada a lo largo del ejercicio entrante para adecuarla a la coyuntura económica. Tras explicar cómo la decisión de no incrementar los sueldos es una medida general impulsada en la Corporación Mondragón para todas las cooperativas, el grupo de distribución hace hincapié en que la misma se irá revisando en el transcurso de 2009.

Extraído de: elcorreodigital.com

Eroski plantea congelar los sueldos