lunes. 27.05.2024

Esta tarde a las 19:15 horas, ha tenido lugar en La Bahía de Castro, el último adiós a quien defendiera durante parte de su corta vida los colores de ‘La Sociedad Deportiva de Remo de Castro Urdiales’. El acto ha consistido en un pequeño homenaje, guardando unos minutos de silencio y arrojando al mar las cenizas de Sergio por deseo expreso de la familia, junto con numerosos ramos de flores. Acto seguido, dos traineras han dado una vuelta de honor por la Bahía en su nombre.


Con su familia, al acto han asistido los que fueran compañeros de Sergio durante la temporada pasada, así como todos los remeros actuales hoy en día defendiendo los colores de este club, embarcados en sus dos traineras. Todos ellos arropados por el pueblo de Castro Urdiales, que a su tiempo podían leer en las palas de los remos el nombre de, SERGIO COCA, y que portaran en sus remos hasta que finalice la temporada.

De este modo Sergio acompañará en cada una de sus paladas, en cada empopada, por las distintas aguas del Cantábrico, a quienes fueran sus compañeros en las alegrías y en las tristezas, en los triunfos y en las derrotas, pero sobre todo a sus amigos, los cuales apoyaron a Sergio en todo momento durante su trayectoria como remero.



Sergio tenía 22 años recién cumplidos, su pasión era el remo, pero este año había dejado de remar por cuestiones laborales. No hace mucho, había expresado entre sus allegados, el deseo de volver la temporada que viene (no podía estar sin remar), algo que se ha visto truncado por un fatal accidente.

Al término del acto, un ex remero y compañero pero sobre todo amigo de Sergio, se ha acercado hasta mí y me ha entregado una carta de despedida que al leerla, he tenido que dejar de escribir. Dice lo siguiente.

Querido Sergio;

Tuve el placer de conocerte en Diciembre del año 2006. Más aun, me alegra el haber podido conocerte durante todo el año 2007 y poder compartir contigo, el comienzo de un proyecto que finalmente nos dio muchas alegrías y que durante este año estamos disfrutando, al ver que este proyecto marcha viento en popa, al igual que nosotros navegamos juntos hace muy poquito tiempo.

Durante ese año compartimos buenos y malos momentos y me enorgullece enormemente, el poder haberlos compartido junto a una persona de una calidad humana tan grande como la tuya. Todavía no me puedo creer que nos hayas dejado y espero que allí donde estés, sea en un mundo mejor que este.

Si es que existe, que estoy seguro que si, espero poder encontrarme contigo cuando a mi me llegue la hora, y poder volver a compartir algo tan especial como lo que vivimos en el 2007. Tan solo un año de esta vida en el que hemos coincidido, ha bastado para hacerte un hueco en mi corazón y para sufrir tu muerte de una manera tan intensa.



Me sumo al dolor que esta pasando toda tu familia y todo tu circulo de amistades mas cercanas a ti que yo, porque creo que no llego a imaginarme por lo que estarán pasando todas estas personas.

Esta vida no ha sido justa contigo y no puedo comprender porque ha pasado este fatal accidente.

Te prometo que desde aquí nunca te olvidaremos y que si algún día tengo la ocasión, te daré mi homenaje personal.

Hasta siempre compañero.

David.

Emotivo adiós a Sergio Coca en la Bahía Castreña