lunes. 27.03.2023

Los vecinos del número 10 de la calle Santander abandonaron ayer definitivamente sus viviendas y ya están alojados en pisos de alquiler que se están costeando ellos mismos. Un vallado de madera corta el acceso al edificio y el tránsito de peatones por la acera que traspasa el perímetro del inmueble.

A pesar de que casi todos los enseres están ya fuera, los propietarios disponen de una llave para abrir la puerta del vallado y seguir sacando sus pertenencias.

Extraído de: eldiariomontanes.es

El derribo del edificio en ruinas, cada vez más cerca