lunes. 30.01.2023

Tras la orden del alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, de desalojar y demoler el edificio situado en la calle Santander, número 10, «que se encuentra en estado de ruina inminente», los vecinos del inmueble, muy preocupados por la situación, se pusieron ayer en contacto con los responsables del equipo de gobierno local, con el objetivo de que finalmente el edificio no sea derribado.

Los inquilinos de este inmueble sostienen una y otra vez que la edificación «no presenta estado de ruina inminente», tal y como señalan los servicios técnicos del Ayuntamiento y que «únicamente haría falta una rehabilitación». Por este motivo, ayer varios vecinos mantuvieron un encuentro con el concejal de Obras del Ayuntamiento, Rufino Díaz Helguera (AxC), para exponerle su situación e intentar por todos los medios que el edificio no sea derribado. Tras la reunión con el edil de Obras, los vecinos aseguraron que Díaz Helguera se comprometió a estudiar la situación con el resto de responsables del equipo de gobierno.

No obstante, todos los habitantes del inmueble mantendrán una reunión el próximo jueves, 31 de enero, con el regidor municipal, Fernando Muguruza, con el objetivo final de que ese decreto, por el cual se ordena el desalojo y derribo del edificio, se anule y se lleve a efecto la rehabilitación de la vivienda, tal y como solicitan.

Notificación

Al margen de esa reunión con el alcalde, en la que podría decidirse el futuro de este edificio, los vecinos recibieron ayer, de manos de la Policía Local, la notificación por la que se ordena que en el plazo de 10 días se desaloje y derribe la edificación, a cargo de los propios vecinos.

En caso de no llevarse a efecto este requerimiento, tal y como se preve, será el propio Ayuntamiento de Castro Urdiales el que procederá al desalojo y demolición, lo que supondrá a los inquilinos un coste total de 46.000 euros.

Lo que sí tienen muy claro estos vecinos, que llevan toda su vida viviendo en el edificio, es que nadie les moverá de allí si no les ofrecen a cambio otra vivienda. Pero antes de que el derribo sea inminente, sostienen que lucharán por esa rehabilitación, «que es lo que necesita la edificación».

Extraído de: eldiariomontanes.es

El alcalde se reunirá con los vecinos de la calle Santander