martes. 07.02.2023

Si en los últimos días Castro Urdiales ha sido noticia por el anuncio de dos sentencias de derribo de un chalet y dos viviendas, respectivamente, ahora el alcalde, Fernando Muguruza, mediante decreto de Alcaldía, ha ordenado el «desalojo de moradores y la demolición del edificio situado en el número 10 de la calle Santander que se encuentra en estado de ruina inminente». Según afirmó ayer el regidor municipal, tras varios informes técnicos que avanzaban el estado de ruina del inmueble, «en 2005 declaré la ruina inminente». «Di traslado de este decreto a los propietarios del edificio, quienes se opusieron a la demolición y a que el Ayuntamiento entrara al citado inmueble, por lo que formulamos ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo una demanda solicitando entrada en el domicilio».

Tras dos años, según comentó Muguruza, ha finalizado el procedimiento judicial dando la razón al Ayuntamiento. «Se han recibido oficios instándonos para que entremos en el edificio y ejecutemos la demolición», apuntó. Del mismo modo, el arquitecto municipal ha emitido un informe en el que describe el estado del edificio, señalando que se encuentra en «situación de ruina inminente, con peligro para la seguridad de las personas, presentando una destrucción y un agotamiento generalizado de los elementos estructurales».

En este sentido, Muguruza avanzó que en dicho decreto ordena el desalojo de los vecinos, que se llevará a cabo por la Policía Local. Además, se procederá a la inmediata demolición del inmueble, cuyos gastos correrán a cargo de los propietarios. Asimismo, se procederá al «corte de todos los suministros y al vallado de todo el perímetro del inmueble».

A preguntas de los periodistas sobre si el Ayuntamiento buscará otra vivienda a los vecinos del edificio, Muguruza señaló que «el Consistorio no puede resolver las necesidades de todos los ciudadanos de Castro Urdiales, cuando existen otras administraciones que deberían hacer frente a estas situaciones». Asimismo, el regidor aseveró que «antes de tomar una decisión, conviene confirmar mediante los informes de Asuntos Sociales que esas familias no tienen otra forma de resolver su situación».

«No nos moverán»

Ante la noticia dada a conocer ayer por el alcalde, los nueve vecinos que habitan el edificio y que se distribuyen en tres pisos, ya que el resto están deshabitados, se mostraron muy «preocupados» por lo ocurrido y reconocieron no tener constancia de esa orden de derribo. «No nos ha llegado ninguna notificación del Juzgado de Santander, que es el que nos tiene que avisar, si es que finalmente se derriba el edificio», apuntaba Luis Miguel Santurmier. Asimismo, otro de los vecinos aseguraba que se ha firmado un derribo «sin mirar como está el edificio por dentro». «Únicamente han mirado la fachada por fuera», apostilló.

Lo que sí tienen muy claro estos vecinos, que llevan toda su vida viviendo en el edificio, es que nadie les moverá de allí si no les ofrecen a cambio otra vivienda. «Si lo derriban, lo harán conmigo dentro de casa, porque no me voy a mover», señalaba Nuria Ferriol. Además, aseguran que la edificación no está en mal estado y que lo único que está deteriorado es una zona de la fachada donde están los balcones, «pero que nada tienen que ver con la estructura del edificio». Ahora, la principal preocupación de estos vecinos es qué pasará con ellos en los próximos días.

Extraído de: eldiariomontanes.es

El alcalde ordena el derribo de un edificio en ruinas en la calle Santander