sábado. 01.10.2022

 Declara que las otras 12 cuchilladas "se las pegó Jorge", su acompañante, que ya fue absuelto por la Audiencia

Jefferson E.F., el colombiano acusado de asesinar al joven vasco Víctor Manuel Santillana Garay junto a la discoteca 'Safari' de Castro Urdiales, aseguró que en la madrugada del 23 de marzo de 2002, sólo le asestó a la víctima "dos puñaladas" y que las otras 12 "se las pegó Jorge", su acompañante de copas esa noche, quien ya fue absuelto por este caso en 2003 por la Audiencia Provincial de Cantabria.


El procesado cambió hoy ante el jurado popular la declaración realizada en un primer lugar en el Juzgado de Primera Instrucción, que exculpaba a Jorge Alberto O.E. en la muerte de Víctor Manuel, asegurando que si antes no lo dijo fue porque el abogado que tenía de oficio "directamente" le recomendó "que se declarara culpable" porque "lo tenía chungo", ya que Jorge Alberto ya había sido absuelto.

Jefferson E.F. afirmó, además, que si se fugó a Colombia nada más suceder la muerte del joven fue porque "tenía miedo" y porque "no quería entrar en la cárcel", de donde se escapó también una vez le localizaron, y cuando cumplía prisión preventiva en la Provincial de Santander, el 30 de mayo de 2006, escondido entre bolsas de basura.

El acusado entró en la Sección Tercera de la Audiencia esposado y con una capucha blanca que no se quitó durante toda la vista oral. Según su versión, salió de copas con su compatriota Jorge Alberto O.E. y sobre las 3 de la madrugada tuvo un incidente muy cerca de la discoteca Mambo, -porque Jefferson estaba orinando en la vía pública-, con un "grupo de cinco personas" entre las que se encontraba la víctima,

Entonces afirmó que le "tiraron al suelo" y le dieron "una paliza" pero como quería seguir "tomando copas" fue a su casa junto a Jorge Alberto O.E., para limpiarse la sangre y cambiarse la chaqueta.

Fue en la casa cuando Jorge Alberto le pidió "otra navaja" como la que Jefferson tenía en el bolsillo de la chaqueta, dándole "un cuchillo" de cocina. Aquí el acusado cometió una incoherencia porque a preguntas del fiscal aseguró que no se dio cuenta de que tenía la navaja hasta que salió la calle, y no antes.

En la puerta de la discoteca Safari, muy cerca de Mambo, aseguró encontrarse con la víctima, con la que empezó a discutir, y como Víctor Manuel le "amenazó con pegarle de nuevo" y se palpó "los bolsillos", temiendo Jefferson que el otro sacara una navaja se le "abalanzó" y le asestó "un par" de cuchilladas, pero "no quería matarle", continuando luego con la agresión Jorge Alberto O.E.

EL OTRO COLOMBIANO TESTIFICA QUE FUE JEFFERSON EL ÚNICO AGRESOR
Completamente distinta fue la versión ofrecida como testigo por Jorge Alberto O.E., quien aseguró que el primer incidente en el Mambo fue "con unos gitanos", entre los que no se encontraba el fallecido, a quien "no conocían" ninguno de los dos.

Jorge Alberto O.E. afirmó que mientras Jefferson se cambiaba de ropa y se limpiaba las heridas, él le esperó junto al portal, con lo que no le pidió ningún cuchillo. Fue al volver a la calle Ardigales, donde se encuentran las dos discotecas, cuando Víctor Manuel, quien "no tenía nada que ver en el asunto", se puso a hablar con él.

Jorge Alberto O.E. "pasó" de lo que le estaba diciendo Víctor Manuel, e intentó entrar en el 'Safari', impidiéndoselo el portero, y al darse la vuelta vio como Jefferson "de repente" le "agarró de la camiseta" al joven vasco, y que de ella "salía sangre", corriendo "desesperado" al ver el discurrir de los acontecimientos.

Según el portero del 'Mambo', a él le avisaron de que había una pelea a la puerta del Safari y cuando llegó vio "a una persona pegar a otra", no siendo el agresor Jorge Alberto O.E., al que conocía de la zona, y que se encontraba "apartado".

Respecto a la víctima, el portero aseguró que le conocía, que era un chico "de Santurce" y "muy majo", pero que cuando bebía "se ponía un poco pesado".

Igualmente, el portero del 'Mambo' aseguró que en el incidente que se produjo cerca de su establecimiento con anterioridad, los que pegaron a Jefferson fueron "dos gitanos".

EL VÍDEO INCRIMINA AL ACUSADO
Durante la vista oral declararon también dos agentes de la Guardia Civil, uno de ellos el instructor del caso, quienes afirmaron que en el vídeo que se grabó en la puerta del Safari se ve que "el único" que "apuñaló a la víctima" fue "Jefferson".

Fue precisamente este vídeo, -una "prueba estrella", según el fiscal-, uno de los motivos que contribuyeron a absolver a Jorge Alberto O.E. por "falta de pruebas de cargo", en el juicio celebrado contra éste en noviembre de 2003.

También hoy los peritos forenses ratificaron hoy que la víctima sufrió "14" heridas de arma blanca, de un filo de entre "10 a 12" centímetros, causándole múltiples heridas que provocaron un "shock hipovolémico" y "una insuficiencia respiratoria aguda por hemorragia pulmonar" que le causaron la muerte en la ambulancia que le trasladaba al Hospital de Cruces (Vizcaya).

Los médicos indicaron que las heridas se produjeron "por el mismo tipo de arma" y que la víctima no presentaba "lesiones de lucha", es decir, de haberse defendido.

El fiscal considera a Jefferson autor de un delito de asesinato con alevosía, y solicita 18 años de prisión, una indemnización para la hija, menor de edad, de la víctima, de 90.150 euros y para la madre del fallecido en 6.500 euros.

Por su parte, la acusación particular eleva el delito a asesinato con alevosía y ensañamiento, solicitando 23 años de prisión y una indemnización para la hija de la víctima de 120.0000 euros y a la madre de 30.000 euros.

Dado que esta mañana no se presentó como testigo el portero del Safari, se le ha vuelto a requerir para el miércoles, 14 de febrero, día en que se retomará el juicio, a partir de las 9.30 horas.

Extraído de: europapress.es

El acusado de asesinar a un joven dice que sólo le asestó ''dos puñaladas''