lunes. 06.02.2023

Desde el Servicio Cántabro de Salud (SCS) se lanza una llamada a la calma: «La relación sanitaria que mantenemos con Vizcaya no se ha roto. El 20% de los castreños son atendidos en las consultas de especialidad del País Vasco, pero no hay ningún convenio que lo regule. Es un hábito adquirido».

El director gerente del SCS, José María Ostolaza, explicó que «hay dos aspectos que diferenciar. Por un lado está el convenio firmado entre ambos sistemas sanitarios para grandes operaciones o tratamientos (como trasplantes, la unidad de quemados del Hospital de Cruces...)». Por otra parte, «están las consultas de los especialistas a las que acuden los vecinos de Castro Urdiales. Estos se acostumbraron, por libre elección suya, a ir al especialista que les correspondía en el Hospital Comarcal de Laredo o bien a uno de Bilbao. Pero nunca ha habido un convenio para ello. Es un hábito adquirido».

Sin embargo, los castreños sí han notado algún cambio. Desde el Centro de Salud Cotolino II aseguraron que desde el 1 de enero de este año, los nuevos pacientes que quieran acudir a especialistas de la sanidad vasca (Hospital de Cruces, Basurto, Doctor Areilza, Ortuella) no podrán hacerlo. Tendrán que ser atendidos por su hospital de referencia en Laredo o Valdecilla (Santander). Seguirán conservando sus derechos adquiridos las personas que tienen su historial médico en alguno de los centros sanitarios del País Vasco.

El centro de salud señaló que sólo se salva de esta restricción, en el caso de los nuevos pacientes, los que soliciten cita para la consulta de un dermatólogo en la comunidad vecina, única especialidad a la que no afecta esta norma.

Ostolaza insistió en que «no se ha roto la relación» entre el SCS y Osakidetza (sanidad vasca). Aunque sí reconoció que «desde el País Vasco, poco a poco se ha ido rechazando a algunos pacientes para regular la situación. Cada cierto número de meses nos ponemos en contacto para ver cómo va el flujo de pacientes de una comunidad a otra».

También señaló que «parte del revuelo entre los pacientes lo ha podido motivar la jubilación de un médico vasco, que prácticamente todos sus pacientes eran cántabros. El sistema sanitario vasco ha optado por no sustituirlo».

En cuanto a las cifras, apuntó que «el 80% de la población de Castro (34.000 habitantes censados) van al especialista de su área de salud, que es el Hospital de Laredo, y el 20% restante son atendidos en Vizcaya». Por la otra parte, «el 20% de las urgencias e intervenciones quirúrgicas urgentes de Laredo, todo ello fuera del convenio, provienen de ciudadanos del País Vasco».

Centros de salud

El responsable del Sistema Cántabro de Salud también respondió a las críticas vertidas por la sobrecarga asistencial del centro de salud de La Barreda, a diferencia de las nuevas instalaciones del Cotolino II, inauguradas hace un año, ya que el primero, según UGT cuanta con 6.200 pacientes más.

Según Osotolaza, «Castro cuenta ahora con unos 20 médicos entre los dos centros, que decidimos repartir al 50%. Dejamos decidir a la población a qué consultorio ir y, por lo que se ve, hay más gente que ha optado por el antiguo, por lo que destinaremos el 60% médicos a La Barreda y el 40% restante al Cotolino II».

 

El 20% de los pacientes de Castro son atendidos en Vizcaya sin un convenio