sábado. 03.12.2022

La Asociación de Mujeres Atalaya de Castro Urdiales, con sus más de 2.200 socias es la más importante de Cantabria y una de las más relevantes a nivel nacional, contando con 24 talleres que abarcan, prácticamente, toda la gama social. Entre ellos destaca el Taller de Manualidades, impartido por la monitora Carmen Esteve Carbonell, una valenciana que se afincó en Castro hace unos cuantos años, “acompañando a mi marido, hoy en día ya jubilado, que vino aquí a desarrollar su trabajo como ebanista en madera”. Herminio Armiñada, su marido, es también un extraordinario pintor de óleos, muy acreditado y conocido en el extenso mundo del arte.

PREGUNTA.- Parece que fue ayer cuando comenzó este atractivo taller, ¿cómo ha pasado este tiempo?

RESPUESTA.- Pues sí. Sin embargo estamos hablando de casi trece años de andadura, fue el primer taller junto al de Corte y Confección.

P.- ¿Costó mucho trabajo atraer a las mujeres?

R.- Muchísimo por varios factores; aunque parezca mentira, hace tan solo 13 años, a la mujer aún le costaba mucho salir de casa, disfrutar unas horas, aunque fueran pocas, fuera de su hogar. Hoy ya es distinto, resulta mucho más fácil porque, entre otras cosas, la gente ya sabe lo que se hace aquí, es consciente de a qué viene y lo hace muy contenta, es feliz en este ambiente que se crea y que, al mismo tiempo, es real, aquí no hay nada de disimulo y mucho menos de ficción, en definitiva, todo marcha muy bien.

P.- ¿Qué es lo que más solicita la mujer?

R.- Debemos partir de la base de que aquí hacemos prácticamente de todo, trabajamos en hierro marmolina, cristal, madera, resina, papel, etc., además es muy diverso porque cada persona trabaja en una cosa distinta y coinciden mayoritariamente, sobre todo en esta época, en hacer nacimientos para las próximas fiestas navideñas, porque de comenzar más tarde no les daría tiempo a terminarlos debido a la cantidad de pasos que hay que dar; los fabricamos en escayola, resina o papel, tres de las materias principales que usamos. Luego, cuando la Navidad ha finalizado, volvemos al trabajo general, es decir, a fabricar de todo.

P.- ¿Qué aconseja a la mujer que viene por primera vez?

R.- Pues que haga lo que le vaya a ser más útil, lo que considere más necesario porque, hoy en día, sabemos que la vida no está, en muchas ocasiones, por desgracia, para hacer tonterías, y si la mujer necesita para su casa un revistero, un paragüero o una mesa, pues le aconsejo que lo haga y una vez realizado que se dedique a fabricar el capricho que tenga.

P.- ¿Hay algo, en especial, que le interese hacer a la mujer para llevarse a su casa?

R.- Creo que le interesa todo lo que hace, si hace un cuadro es para colgarlo en su casa o para regalarlo, lo mismo que ocurre con un nacimiento, es decir, todo lo que hace va acompañado con ingredientes tan importantes como el interés y la ilusión.

Un taller de flores basado en el amor a las plantas.

La Asociación de Mujeres Atalaya ha incluido en el presente curso un nuevo taller, se trata del de flores, que imparte la monitora María Jesús Cano Santacoloma, quien asegura que el motivo de esta iniciativa es que ha considerado oportuno que “los conocimientos que tengo sobre trabajos con flores y plantas secas, sean conocidos por más gente, se trata de un mundo realmente maravilloso pero, desgraciadamente, casi desconocido”. Para María Jesús Cano, “sobre todo debemos partir de inculcar el amor a las plantas como base principal del taller. Luego realizar bien el trabajo, secar las flores y plantas para luego trabar con ellas”. “Trato de enseñar, en primer lugar, cómo se prensan las flores y plantas, cómo trabajar con ellas encima de una cartulina, cómo hacer unas composiciones (cestas, ramos) es decir, un número interminable de figuras, porque con flores se puede hacer casi todo”, añade.

Extraído de: elalerta.com

Carmen Esteve destaca el éxito del Taller de Manualidades que imparte en Atalaya