jueves. 18.04.2024

Un barco ha estado varios días varado.

Recientemente se ha producido un hecho insólito en los carros varaderos instalados en la Rampa de San Guillén, donde uno de los dos barcos de cerco ha tenido que estar, en uno de ellos, varios días sin poder botarlo nuevamente al agua tras ser reparado.


Como quiera que entre la ciudadanía castreña se han producido comentarios de todos los gustos, a tal efecto, hemos querido recabar la información, sobre este caso, el Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores castreña, Pablo Villasante Zaballa, quien ha aclarado que “podemos decir que, en realidad, no ha pasado nada de importancia como parece ser se ha querido dar a este caso. Sabemos que estos carros, hasta el miércoles de la semana pasada, se estaban utilizando solamente para sacar a tierra y reparar las embarcaciones artesanales cuyo peso máximo, como ocurre con el Angelito II, es de 25 toneladas.

Como quiera que a partir de la paralización de la campaña de la anchoa, los barcos de cerco tuvieron que entregar sus respectivos roles en Capitanía Marítima, los dos que tienen su base en este puerto castreño, El Padre José y el Albo Puertas, no podían desplazarse a otros puertos para repararlos con vista a la próxima campaña del bonito. Entonces, el Albo Puertas ante la necesidad perentoria de esa reparación fue sacado a tierra en uno de estos carros varaderos, pero como quiera que el peso de este barco es de 74 toneladas, a las que hay que sumar el peso del gas-oil que en esos momentos lleve en sus tanques, más el peso del material correspondiente para faenar y el del personal, puede acercarse perfectamente a las 100 toneladas, esto propició que cuando se intentó devolverlo al agua, cedieron los cimientos ante la sorpresa de los técnicos de la Dirección de Costas y la mía. Entonces hubo que proceder a repararlo y se consiguió devolver el barco al agua”.

Pablo Villasante quiso matizar que “como se recordará, hace ya cinco o seis meses, anuncié que la Dirección de Costas ya tenía aprobado el presupuesto para la colocación de un carro varadero, en sustitución de uno de los dos existentes, con una capacidad de peso de 200 toneladas, que será montado antes de finalizar el presente año 2007. Es verdad que no corría prisa porque nos arreglábamos con los existentes, que pueden seguir utilizando las embarcaciones artesanales perfectamente y sin peligro alguna, pero a partir de finales del presente año, insisto, tendremos el nuevo carro y con él solucionados todos los problemas”.

Extraído de: elalerta.com

Antes de final de año llegará un carro varadero con capacidad para 200 toneladas