viernes. 19.04.2024

El verano ya ha llegado a Castro Urdiales. Y es que la temporada de baños arranca hoy en las playas de la localidad con unas previsiones meteorológicas que no pueden ser mejores. Socorristas de Cruz Roja vigilarán los arenales del municipio, aunque sólo durante los fines de semana hasta el próximo 13 de junio, y lo mismo ocurrirá del 16 al 31 de septiembre. El resto de los días el servicio funcionará de lunes a domingo, en horario de 11.30 a 19.30 horas de forma ininterrumpida, en los arenales de Dícido, Brazomar, Solarium, Ostende, Arenillas y Oriñón.

En esta última playa, la más extensa y peligrosa del litoral castreño, habrá más efectivos que en el resto. Mientras las cinco primeras contarán con dos socorristas que trabajarán de manera permanente, en Oriñón habrá tres entre semana y uno más los sábados y domingos, dada la afluencia masiva de bañistas, muchos de ellos vizcaínos. En todos los arenales se instalará un puesto de Cruz Roja -excepto en el de Ostende, donde habrá dos- y una torreta, salvo en el Solárium, donde se ubicará la UVI móvil.

Además de los 25 socorristas que componen este año la plantilla, la Cruz Roja ofrecerá un servicio completo de ambulancia que tendrá su sede en la plaza de La Barrera y contará con un equipo humano incluirá un médico, una enfermera, un auxiliar sanitario y un conductor.

El dispositivo se completará con dos zodiac propias -más una de refuerzo para los fines de semana- que se encargarán de vigilar la costa y dos lanchas de salvamento cedidas por el Ayuntamiento por si fuera necesario su uso. La tripulación estará compuesta por un patrón titulado y un socorrista. En total, el equipo humano disponible este verano estará compuesto por unas cuarenta personas, un número de efectivos similar al de la pasada campaña.

Polémica

Hace dos veranos, el Ayuntamiento de Castro decidió unificar por primera vez en un mismo concurso público los servicios de vigilancia, asistencia y salvamento para los arenales de la localidad. Sin embargo, la medida municipal no cosechó los resultados esperados. De hecho, la convocatoria quedó desierta y la institución local se vio obligada a abrir con urgencia un procedimiento negociado.

Al final, y en medio de un intensa polémica, la temporada de baños se tuvo que aplazar hasta mediados de junio, dos semanas después de lo previsto inicialmente, debido a ese retraso en la adjudicación del contrato. En aquella ocasión fue la DYA la entidad que asumió el operativo de forma ininterrumpida hasta el 15 de septiembre.

Extraído de: elcorreodigital.com

25 socorristas vigilarán a partir de hoy las playas de Castro