lunes. 17.06.2024

A lo largo del año, son muchas las ocasiones en las que necesitamos afrontar un pago imprevisto. Una avería en un electrodoméstico, una multa de aparcamiento o una invitación de boda inoportuna pueden arruinar nuestro presupuesto mensual en cuestión de minutos.

En los últimos tiempos diversas empresas vieron en esta necesidad una oportunidad de negocio y así nacieron los minicréditos, créditos de pequeñas cantidades de dinero a devolver en un plazo muy corto de tiempo, generalmente inferior al mes. Esta opción permite, a cambio de una comisión, adelantar tus gastos ineludibles sin tener que esperar a cobrar la nómina.


La tramitación de estos créditos rápidos suele ser 100% online, y en la mayoría de los casos el dinero está disponible en la cuenta del cliente en pocos minutos. Pero… ¿son iguales todas las empresas de microcréditos que operan en España?

Antes de pedir un microcrédito es importante conocer las características de estos créditos rápidos antes de realizar la solicitud ya que aunque en principio todos puedan parecer iguales, tienen muchas diferencias entre sí: comisión, importe máximo, plazos, opciones de devolución…

Una de las características más valoradas por los usuarios es que estas empresas financieras admitan como clientes a personas inscritas en ficheros de morosidad, dado que tienen cerrado el grifo del crédito para la banca tradicional y las financieras de créditos al consumo. La razón de que empresas como Cashper.es o Sucredito.es oferten minicréditos a esta tipología de cliente es que, debido al pequeño importe del préstamo (hasta 600 euros), no se considera un perfil de riesgo para el prestamista.

Además, acuérdate de tener en cuenta el siguiente decálogo:

1. Nunca pidas más dinero que el que necesites.
2. Nunca pidas un microcrédito si tienes dudas de que vayas a poder devolverlo.
3. Nunca pidas un microcrédito para pagar otro.
4. Nunca pagues nada “por adelantado”: ninguna entidad legítima debería pedirte un adelanto del crédito en concepto de “comisiones” antes de que nos concedan el préstamo. Si lo hacen, desconfía.
5. Asegúrate de que se trata de una entidad legítima.
6. Comprueba que la dirección url de la web donde vas a solicitar el crédito comienza por “https://...”
7. Elige como fecha de devolución una fecha posterior a la del cobro de tu nómina o pensión para asegurar que podrás pagar el crédito sin problemas y evitar así intereses de demora.
8. Busca opiniones de otros clientes sobre la empresa en Internet o en páginas especializadas.
9. Lee el contrato con detenimiento para asegurarte de que las condiciones que firmas son las que has solicitado.
10. Evita recurrir a estos productos de manera habitual. Solamente deberías recurrir a ellos en casos puntuales e imprevistos.

10 cosas a tener en cuenta a la hora de solicitar un microcrédito online