sábado. 26.11.2022

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha ordenado el desalojo inmediato de los chalés número 5, 6, 7 y 8 de la Urbanización 'La Ermita' de la pedanía castreña de Otañes, ante la falta de estabilidad de la escollera que se extiende a lo largo de estas viviendas. La Policía Local ha procedido al precinto del chalé número 6, por ser el más afectado de todos. Según ha podido conocer este periódico, la escollera ha presentado varios problemas desde que las viviendas comenzaron a habitarse en 2004.

Por aquel entonces, los vecinos ya trasladaron estas deficiencias a la empresa constructora, que reparó un gran tramo del muro con la colocación de una malla. No obstante, y según los vecinos, «la escollera no fue reparada del todo», ya que había un tramo que por su dificultad requería una reparación más costosa.

Agotada la paciencia de los vecinos, sin que la empresa constructora terminara la reparación del muro, mantuvieron un encuentro el pasado mes de julio con la compañía y el Ayuntamiento de Castro Urdiales en el que la constructora «se comprometía a realizar un estudio del terreno y un proyecto, además de realizar la obra lo más rápido posible, y todo ello bajo la supervisión del Consistorio castreño». Pero para sorpresa de los propietarios de estos chalés, meses después recibían un decreto de Alcaldía en el que se notificaba el desalojo y la urgencia de las obras, que en este caso deberían correr a cargo de la comunidad y no de la empresa constructora como se había acordado en la citada reunión de julio.

Desconcierto

Desde la comunidad de vecinos de esta urbanización, no alcanzan a comprender cuál ha sido el motivo que ha llevado a «romper el camino de compromisos y buenas intenciones andado», ya que, desde su punto de vista, «se solucionaba todo el problema: la escollera se reparaba a costa de quien la hizo mal y el Ayuntamiento libraba sus responsabilidades de licencias obtusas».

Ahora, y aunque ya han notificado a la empresa constructora su responsabilidad de reparar el muro, los vecinos consideran que «el más débil paga el pato» y que «poco valen» las excusas puestas por el Ayuntamiento de que la medida se ha adoptado para proteger la seguridad de los ciudadanos del municipio, «cuando precisamente ha sido el que permitió la construcción de dicha escollera fuera de toda normativa y control, concediendo licencias con los ojos cerrados».

«¿Qué interés ha podido tener el Consistorio para romper esa vía conciliadora?», se preguntan desde esta comunidad de vecinos al tiempo que se muestran inquietos porque «no tenemos donde ir a vivir, estamos pagando nuestras hipotecas como todo el mundo y una obra de esta magnitud no la podemos asumir». «¿Es ésta la forma de cuidar a sus ciudadanos que tiene el Ayuntamiento de Castro Urdiales?», cuestionan.

Una obra de más de 100.000 euros

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha dado un plazo de un mes a los vecinos de esta comunidad para que desalojen sus viviendas y comiencen a ejecutar la obra de reparación de la escollera. Según ha podido saber EL DIARIO MONTAÑÉS, la reparación de la zona del muro que más afecta al chalé número 6 ascendería a más de cien mil euros. Una cantidad que los propietarios no están dispuestos a pagar. Precisamente, el propietario de esta vivienda reclamó en su día al Consistorio castreño la nulidad de las licencias concedidas y la obligación de reparar la escollera.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Ordenan el desalojo de cuatro chalés en Otañes por el mal estado de un muro