martes. 29.11.2022

El colectivo de ciudadanos por el voto en blanco nos ha hecho llegar su manifiesto el cual pasamos a reproducir a continuación:

EL VOTO BLANCO SI VALE

Los ciudadanos de Castro Urdiales nos preparamos una vez más, como cada cuatro años, a elegir a nuestros representantes públicos, los que formarán el futuro Ayuntamiento.

Estas elecciones locales eran más esperadas que nunca, como la posibilidad de cerrar un largo ciclo en el que pudiéramos desprendernos de unos dirigentes políticos que ha sido incapaces de dar respuesta a las necesidades de los castreños, y que, muy al contrario, nos ofrecen una gestión municipal en la que prevalecen los malos modos, el desencuentro con los ciudadanos, y el descontrol sobre el urbanismo. Durante los últimos años hemos asistido, a veces con demasiado consentimiento por nuestra parte, a un sin fin de despropósitos en los que sin darnos cuenta se va tejiendo un modelo de ciudad, y de municipio, en el que el promotor inmobiliario campea a sus anchas sin ningún tipo de control, mientras los ciudadanos de a pie almacenamos los problemas de una ciudad que crece y crece, y sus servicios menguan: la limpieza, la educación, los servicios de salud, los servicios sociales, la seguridad ciudadana, el transporte o el tráfico son fuente de problemas sin que la gestión municipal en los últimos años haya sido capaz de dar la adecuada respuesta. Una ciudad y un municipio que, por otro lado, va perdiendo calidad en los espacios públicos, las zonas verdes, los caminos, el casco viejo, la zona monumental, los ríos, el paisaje rural. Un municipio cargado de viviendas vacías o de segunda residencia, y que no satisface las necesidades de vivienda que tienen nuestros jóvenes. Un municipio con un Ayuntamiento que abandona a sus Juntas Vecinales, atrapadas entre el caciquismo y la especulación urbanística.

Sin embargo, observamos como la mayoría de los políticos locales repiten en sus candidaturas, y persisten en sus actitudes. Parece que aún no se dan cuenta que son ellos el problema. Es por eso por lo que hoy, más que nunca, muchos ciudadanos nos sentimos desengañados; pero también, sentimos la necesidad de hacer algo. No entregaremos nuestros votos a quienes son responsables de un Castro Urdiales sin futuro. Votaremos en blanco. Para ello basta con echar el sobre vacío, sin papeleta de candidatura. Es un voto válido. Pero sobre todo es un voto que tiene un significado.

Con el voto en blanco, muchos ciudadanos de Castro Urdiales, vamos a expresar nuestra protesta, y vamos a decirle a nuestros futuros representantes que queremos otra forma de hacer la política, que exigimos que gobiernen la ciudad pensando en los ciudadanos, que escuchen al pueblo. Los ciudadanos queremos decidir en que municipio queremos vivir, un municipio en el que se respeten nuestras señas de identidad, en el que tengamos unos servicios de calidad, en el que se dé prioridad a los espacios públicos, y a la protección del medio ambiente.

Cuando se constituya el próximo Ayuntamiento, los ciudadanos que respaldamos este manifiesto, promoveremos mediante el procedimiento de INICIATIVA AL PLENO dos propuestas que consideramos indispensables para iniciar con una nueva etapa con cierta esperanza. Promoveremos UN REGLAMENTO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA en el que se regule entre otras medidas, la convocatoria a consulta popular sobre el Puerto Deportivo, y la convocatoria a UN PLAN ESTRATEGICO SOBRE EL FUTURO DE CASTRO URDIALES para decidir el modelo de municipio en el que queremos vivir.

Para fortalecer estas propuestas, y sobre todo, para decirles a nuestros futuros gobernantes que muchos ciudadanos queremos otra forma de hacer la política, es importante que el día 27 de mayo, eches tu voto en blanco, verás lo que vale.

Manifiesto por el voto en blanco