martes. 29.11.2022

El CFS Castro Juvenil sucumbió por primera vez esta temporada en su desplazamiento a La Rioja. Los castreños, por segundo año consecutivo, volvieron a probar en sus carnes la fortaleza del Cerverano como local y encajaron una contundente derrota que los baja de la nube tras su victoria ante el vigente campeón en la primera jornada.

Cervera del Río Alhama volvió a ser un escenario prohibido para que los rojillos mostraran su mejor versión. La presión ambiental de una cancha abarrotada y la enorme intensidad de un equipo local gigantesco en casa pasaron factura a un Castro que mordió el polvo por primera vez esta temporada. Los minutos iniciales, en los que los riojanos apabullaron a los cántabros con un parcial de 4-0 fue una barrera infranqueable para los de Adrián Lesaga.

Los rojillos no entraron bien en la casa y fueron totalmente superados en el arranque del encuentro ante un equipo local desatado que pasó por encima de los castreños. El 4-0 a los diez minutos de partido fue la mejor muestra de la diferencia de intensidad con la que afrontaron el inicio ambos equipos.

A medida que el partido avanzaba, y con una diferencia enorme en el marcador, los rojillos fueron poco a poco recuperando su juego, ese que apuesta más por la pausa que por la verticalidad, y les permitió reducir distancias y volverse a meter al partido con un 4-3 en el minuto 16. Pero, un nuevo arreón local amplió la ventaja de los riojanos para llegar con una diferencia de dos goles entre ambos equipos.

La segunda mitad fue mucho más equilibrada, con opciones para ambos equipos, volviendo a abrirse el signo del partido en el minuto 26, cuando Chepe ponía el 5-4 y reducía la desventaja de los rojillos a un único gol. Pero no era la tarde de los castreños, y en el minuto 32 lo que pudo ser el empate se convirtió en una contra letal de los locales que ponía el 6-4 en el electrónico y obligaba a los cántabros a tomar medidas casi desesperadas.

Lo intentaron los de Adrián Lesaga con portero jugador, pero lejos de tener éxito con esta táctica, los visitantes encajaron dos nuevos tantos para concluir con una dura derrota por 8 goles a 4.

Con este resultado los rojillos llegan a su jornada de descanso con una victoria y una derrota, después de haberse medido a los dos primeros del año pasado y con la vista puesta ya en otro exigente desplazamiento, hasta tierras navarras para medirse a otro de los equipos que la pasada campaña ocupó puestos de privilegio, el Gurpea Xota.

Sufrido triunfo del Juvenil Territorial

Quien si logró la victoria, y enmendó en parte el mal fin de semana de los dos primeros equipos, fue el Juvenil Territorial, que sumó tres puntos muy trabajados frente al Mallabia en el Polideportivo de Sámano. Los de Gonzalo Zubiaurre se pusieron por delante gracias a un gol de Hugo en una buena primera mitad de los rojillos, con múltiples ocasiones y en la que incluso pudieron merecer más renta.

En la segunda parte, y pese a arrancar con un gran tanto del cadete Aritz Galende, el gol del Mallabia apretó el marcador y llevó el partido a un desenlace incierto en el que los castreños tuvieron que resistir los envites de los visitantes y la amenaza de las cinco faltas desde muchos minutos antes del final.

Al término del partido alegría por la importancia de la victoria después de la derrota de la pasada semana en Bilbao y buenas perspectivas por la imagen mostrada en la primera mitad.

Por último, en el caso de los dos equipos cadetes de la Escuela Municipal, una de cal y otra arena. Así, mientras el EMF Castro caía el viernes en Sámano ante el Menesianos por 6 goles a 8, el CFS Castro se imponía 0-4 al Mioño en el derbi local, manteniéndose en lo más alto de la tabla con cuatro victorias en otros tantos partidos.

 

FÚTBOL SALA/ Crónica 2ª Jornada División de Honor CFS Castro Juvenil