viernes. 19.04.2024

La Asociación de Libreros de Cantabria ha mostrado su "preocupación" por el retraso en el pago del importe de los cheques-libro por parte de la Consejería de Educación. El departamento de Miguel Angel Serna ha adquirido con este gremio el compromiso de abonarles en la primera quincena de noviembre aproximadamente el 70% del desembolso adelantado por las librerías, que asciende a unos 2,5 millones de euros, según ha informado en declaraciones a Europa Press el presidente de la Asociación de Libreros de Cantabria, Luis Lisaso.


Lisaso ha explicado que en años anteriores, las librerías empezaban a recibir el importe de los cheques escolares "en septiembre e incluso en agosto", y ha señalado que al retrasarse la concesión de los cheques-libro a las familias, el cobro del dinero por parte de las librerías también se ha retrasado, lo que ha generado problemas de liquidez y "nerviosismo" en el sector, además de "dificultades" en algunos negocios.

La Asociación de Libreros, que según Lisaso aglutina al 80% de las librerías "con mayúsculas" de Cantabria, ha mantenido directamente conversaciones con el consejero de Educación, Miguel Angel Serna, y en segunda instancia, con el director general de Innovación Educativa.

Una vez conseguido el compromiso de abonar el 70% de la cuantía de los cheques-libro en la primera quincena de noviembre, la Asociación de Libreros sigue en conversaciones con la Consejería de Educación para "establecer una cadencia de pagos y liquidar todas las facturas".

Por lo pronto, la Consejería les ha asegurado que no entregarán la última remesa de cheques-libro -los resultantes de reclamaciones o subsanación de errores- hasta que no haya iniciado el pago a las librerías.

La Consejería de Educación envía los cheques-libro a los centros docentes y éstos se los entregan a las familias para que los canjeen en cualquier librería o establecimiento autorizado. El valor de los talonarios es de 120 euros por alumno en Educación Primaria y de 170 euros por alumno en Educación Secundaria Obligatoria.

El talonario de cheques-libro tiene una caducidad de 45 días desde su emisión, y este pasado sábado, día 22 de octubre, ha caducado la primera remesa, según el presidente de la Asociación de Libreros de Cantabria.

Preocupación por el retraso en el pago de los cheques escolares