martes. 25.06.2024

Miles de personas abarrotarán el casco viejo de la villa marinera de Castro Urdiales, en Cantabria, para asistir a una nueva edición de la Pasión Viviente. Durante más de cuatro horas las calles se llenarán de estampas de la Pasión de Cristo, que se recrearán con gran realismo gracias al trabajo y total apoyo del Ayuntamiento castreño. Esta escenificación se puede desarrollar gracias al impulso de la Concejalía de Cultura y de los organizadores del evento, que no son otros que los integrantes de la Asociación Cultural Pasión Viviente. El próximo 21 de marzo, Viernes Santo, la villa marinera de Castro Urdiales se convertirá, un año más, en el escenario de una nueva representación de la Pasión Viviente. Ese día, más de 560 castreños se transformarán en improvisados actores, recreando las últimas horas de la vida de Jesús de Nazaret.

Este año se cumple la vigésimo cuarta edición de la puesta en marcha de esta iniciativa y desde el Ayuntamiento, concretamente desde la Concejalía de Cultura se ha mostrado, una vez más su total apoyo. «Nos sentimos muy orgullosos de esta representación, que tiene ya trascendencia nacional, por el esfuerzo de todos los actores y por la inmejorable puesta en escena. Por ello este año, además de asumir el coste hemos invertido 45.000 euros más para nuevos decorados», afirma Conchi Carranza, concejal de Educación y Cultura de Ayuntamiento de Castro. Y es que durante más de cuatro horas, esta villa acogerá numerosas escenas de la Pasión, con momentos de gran realismo, intensidad, sentimiento y emoción, que podrán contemplar las miles de personas de Cantabria y de regiones limítrofes que habitualmente asisten a esta escenificación.

La Pasión viviente en Castro Urdiales es una de las citas culturales y religiosas más importantes de la villa, y que ha sido impulsada a nivel nacional gracias al apoyo de su Ayuntamiento. Los actores, que son los propios vecinos; el vestuario, han cuidado hasta el mínimo detalle; los decorados, diseñados lo más realistas posible, y la gran devoción de todos los que colaboran en el proyecto, hace que año tras año se convierta en un éxito. Y ello lo pone de manifiesto la gran afluencia de público. Este realismo se palpa en escenas tan dramáticas como la de los latigazos a Jesús o la emocionante crucifixión en La Atalaya, donde se recrea la muerte, descendimiento y resurrección de Jesucristo. En ellas tanto actores como público se integran en la representación.

El inicio de la Pasión se escenifica en la Iglesia Gótica de Santa María de la Asunción, con decorados construidos y añadidos tanto por la Asociación Cultural Pasión Viviente, que organiza esta representación, como por el propio consistorio, que colabora en cada una de las tareas que conlleva el evento. A partir de ahí se suceden las distintas escenas como la oración en el Huerto de los Olivos, el Prendimiento, el Santo Consejo del Sanedrín, el Juicio, el Calvario o la Crucifixión. Todas ellas se van desarrollando en distintos escenarios y rincones, como la Plazuela, la Atalaya, la Iglesia de Santa María, el Ayuntamiento...

Los orígenes de esta tradición parten del año 1983, cuando el padre Luis Campuzano, conocido como Padre Sandalio, decidió representar la vida de Jesucristo, ayudado por los buenos escenarios que le proporcionaba la propia villa castreña. El éxito fue tal que se decidió seguir con esta iniciativa, hasta el punto de convertirla en toda una fiesta popular. El mismo año de la primera representación surgió la Asociación Cultural Pasión Viviente, que ha sido la organizadora de las veinticuatro ediciones consecutivas, y que está integrada, en la actualidad, por más de 600 Amigos de la Pasión de todas las edades.

La implicación e ilusión de actores y organizadores anima también a los propios visitantes, que a pesar de las inclemencias meteorológicas que pueden sucederse en esa fecha, no faltan a la cita con la Pasión Viviente. Los organizadores cuentan, año tras año, con el total apoyo del consistorio castreño, que además de asumir el coste atienden cada una de las necesidades que la Asociación plantea. El éxito de cada representación es la suma de ambos esfuerzos, que han sabido transmitir tanto a actores como a público la grandeza de esta cita.

Extraído de: elalerta.com

Pasión en Castro Urdiales