jueves. 29.02.2024

El 'Santander Summer Festival' ya es historia. Después de tres días de conciertos, sesiones de dj's, horas y horas de música en directo y diversión, conciertos sobresalientes y también alguna decepción, la segunda edición bajó el telón en la mañana de ayer domingo. Es hora del balance y las más de 34.000 personas que se han acercado los tres días hasta Rostrío es sintomático de la envergadura que ha alcanzado el evento.

Los últimos protagonistas del sábado fueron Pet Shop Boys y Prodigy. El dúo británico se subió al escenario cuando todavía retumbaban los ecos del gran concierto brindado por Black Eyed Peas, que estuvieron a la altura de una fama que les ha catapultado a lo más alto y que permitieron descubrir el 'SSF' a un público diferente al habitual.

Y Neil Tennant y Chris Lowe no quisieron ser menos porque ofrecieron un directo espectacular, lleno de imaginería visual. Todos unos clásicos de la escena dance-pop de los últimos veinte años que dominan el escenario como nadie. Rodeados de bailarines y una sensacional voz negra como coro, los británicos estructuraron su repertorio sobre su último disco, 'Fundamental', más militante, aunque también recordaron algunos temas clásicos -aunque quizás menos de los que esperaba el público- sobre todo aquellos que superaban los treinta años.

A pesar de que ya peinan canas, Neil y Chris demostraron que siguen siendo unos especialistas en eso de hacer bailar a la gente y en convertir cada directo en un espectáculo con mayúsculas gracias a la sucesión de decorados coloristas, disfraces....

El fin de fiesta lo puso Prodigy, que ofrecieron todo lo que era esperable de ellos: una noche de baile, fiesta y rave con un sonido potentísimo, casi monstruoso, enérgico y entregado. Los de Liam Howlett, gurú de los raves, pusieron de esta manera un magnífico broche final, aunque algo corto en duración, ya que el público no quería que se acabase la fiesta y menos cuando los invitados eran de tal calibre. Fue el momento de encaminar los pasos hacia las carpas dance, house o pop, de reponer fuerzas, pero nunca de marcharse a casa porque quedaba por delante una madrugada dominical muy larga, en la que se viajó por los sonidos de Martinez, John Aquaviva, Dahlbáck o Eric Prydz, entre otros disc-jockeys.


Balance

Las 34.000 personas que han acudido a esta segunda edición del 'Santander Summer Festival' certifica la atracción nacional e internacional que depara, superando los 27.000 espectadores del pasado año. Y eso a pesar de que el adelanto de fechas hasta finales de junio restó parte de posibles asistentes. La introducción de una jornada más, la del jueves, no acaparó demasiado atracción, en torno a 3.000 personas, aunque guardara dos de los mejores conciertos, los de Infadels y Marlango. El viernes, la asistencia se acercó a las 12.000 personas, aunque quizás el cartel de protagonistas se quedara un poco 'cojo' respecto al espectacular sábado. No en vano, cerca de 19.000 personas no quisieron perderse la jornada final.

Fuente :eldiariomontanes.es

Más de 34.000 personas vivieron la fiesta musical del 'Summer Festival'