domingo. 27.11.2022

Ha transcurrido casi un mes desde que se celebró en Castro Urdiales 'La

Pasión Viviente'. Jesús Ángel Suárez Acebal 'Jesucristo' recuerda su,

más que probable, última representación.

-¿Está recuperado de las heridas sufridas en 'La Pasión Viviente?

-Ya estoy recuperado prácticamente del todo. Tan sólo me queda algún hematoma antiguo.

-¿De dónde saca uno fuerzas para aguantar?

-Las

fuerzas..., hay que tener en cuenta que representar a Jesús, creo que

para cualquier cristiano, es el mayor honor que se puede hacer. Te

pueden tocar cien millones en la lotería y al fin al cabo el vil dinero

te va a hacer más egoísta, no te llena por dentro y el alma sigue igual

de vacía o llena que antes. Esto me reporta mucha fuerza interior. El

sufrimiento físico ya lo sabemos todos. No he sido el único, ni mucho

menos. Todos lo han hecho así y han sufrido lo suyo. Las fuerzas

realmente se sacan del interior y lo que hay que hacer se hace con fe,

sabiendo que estás representando al maestro, al jefe. Debes saber que

tiene que ser un honor y un orgullo, y que Jesús lo pasó mucho peor que

nosotros.

-¿Ha habido muchas diferencias con respecto a la edición anterior?

-Sí.

Ha habido diferencias en cuanto a lo físico, pero en cuanto a la

representación no, siempre es lo mismo. Este año lo he pasado

físicamente peor que el año pasado. Iba muy incómodo con el madero, era

nuevo y no era cilíndrico, con lo cual lo llevaba peor y pesaba algo

más. He tenido la espalda más castigada que en la edición anterior.

-¿Repetirá por tercera vez?

-Yo

creo que habrá gente para el año que viene. He dicho que no lo voy a

volver a hacer, aunque nunca se puede decir nunca jamás, pero yo creo

que habrá gente de sobra. He cumplido una etapa y el que venga detrás

que lo haga como tiene que hacerlo.

-La fuerza interior no es muy habitual en nuestra sociedad

-Sí.

He puesto antes el ejemplo del dinero, pero se pueden poner muchos más.

La gente nos llenamos de ego cuando nos creemos alguien. Simplemente

consiste en llenar tu interior, si quieres llámalo el alma, entre

comillas. Para mi, esto ha sido como una recarga de un mechero. Tengo

el alma recargada y con fuerza interior. Mi alma está como una flor,

regada y viva todos los días. Te da fuerzas internas y eso lo exportas

a tu forma de ser. Quizá sea un poco mejor que ayer, no lo sé, pero te

das cuenta de muchas cosas para ser más sencillo y humilde de lo que

toda la gente aparenta. Yo creo que nos iría mucho mejor a todos.

Una pequeña espina clavada

Tras haber visionado el video de la representación Jesús Ángel Suárez

Acebal señala que todas las escenas están bastante bien representadas.

«Creo que ha salido de notable para arriba», asegura. No obstante,

Jesús Ángel aprovecha la ocasión para pedir disculpas «porque creo que

lo podía haber hecho mejor. Estaba más pendiente de lo que me pasaba a

mí, que de colocarme en alguna escena». Precisamente, en la escena de

los leprosos, Jesús Ángel afirma que se encontraba mal físicamente.

«Les pido perdón a todos los que han trabajado conmigo ya que no pude

emocionarme como en los ensayos. Me queda esa pequeña espina».

Extraído de: eldiariomontanes.es

«La Pasión Viviente me ha recargado el alma»