miércoles. 28.02.2024

Los componentes de la Asociación de Amigos de la Historia de Castro y de la Mar ‘Cantu Santa Ana’ han finalizado la recuperación de una embarcación que resultó hundida durante el pasado temporal marítimo que azotó las costas castreñas y que, una vez desguazada por su dueño, regaló el casco a esta Asociación para convertirlo en una embarcación antigua, una de aquellas traineras que se desplazaban de un lugar a otro a vela, llegaban hasta las playas interiores a 14 o más millas de la costa mar adentro y «una vez en el lugar, realizaban las maniobras de pesca a remo para dar más agilidad a los movimientos, es decir, echar las mallas de superficie para la pesca de cerco, bien de sardina o de anchoa», señalan estos grandes artistas , capitaneados por Nicolás Aspirez Atuñano, Eugenio Cotillo Villanueva, Jesús Laza Álvarez y Luís Albo Alegría.

Después de un trabajo artesano de primerísima calidad, han dejado el casco y las instalaciones tanto exteriores como interiores, en las primeras figuran las bancadas, castillos de proa y popa, así como el piso, y en las segundas el timón. Las características del barco, según Nicolás Aspirez, «tiene de eslora total 9 metros, entre perpendiculares 8,60 metros; manga 2,45 y puntal 1,20. El palo mayor tiene 8 metros de altura y el palo trinquete 6 metros; la vela mayor es de 27 metros cuadrados y la menor 13,4. Tiene 6 bancadas en las que remarán 12 personas, además del patrón, incluso se puede adaptar el castillo de proa parea que pueda remar otra persona».

Recuerda, Nicolás Aspirez, que «es la segunda embarcación que recuperamos,» la anterior fue una trainera que ya «debutó» en las pasadas fiestas de San Andrés del 30 de noviembre de 2007; ahora estará acompañada por esta que acabamos de recuperar para participar, ambas, en todas las actividades festivas marítimas, Procesión Marítima de la festividad de la virgen del Carmen, tradicional de regata de traineras Bandera de Castro Urdiales del 15 de agosto de cada año, festividad de San Andrés patrón de los pescadores, y en todas aquellas que se considere conveniente su presencia.

Durante el resto del año permanecerá en dique seco para su mejor conservación. Como quiera que los gastos han sido cuantiosos, el presidente de ‘Cantu Santa Ana’, Ramón Ojeda San Miguel, ha señalado que «hemos solicitado al Gobierno de Cantabria, apoyándonos en su programa de Recuperación del Patrimonio Mueble de la Región una subvención económica cuyo máximo a conceder es de 3.000 euros.

Extraído de: elalerta.com

Finalizados los trabajos de restauración del casco de un barco