miércoles. 30.11.2022

Los padres de los alumnos del colegio de Santa Catalina ya pueden estar tranquilos. Después de casi dos meses desde que comenzará el curso escolar 2008/2009, el Ayuntamiento de Castro Urdiales recepcionó el nuevo centro escolar. Eso sí, pediente de que se subsanen ciertas deficiencias y se realicen otros remates como colocar el cartel identificativo del colegio o realizar un vallado de un metro de altura sobre los muros del colegio, a pesar de cumplir con la altura mínima establecida en el Código Técnico de Edificación.

Pero la buena noticia para los padres es que desde ayer el centro ya cuenta con un conserje y un servicio de limpieza, una de sus principales demandas.


En un acto organizado por el propio Consistorio castreño, el regidor municipal, Fernando Muguruza, y la edil de Educación, Concepción Carranza, procedieron a la firma del acta de recepción, un documento por el que el Ayuntamiento «de manera unilateral se va a hacer cargo del colegio».

En sus intervenciones, tanto el alcalde como la responsable de Educación lamentaron que no hubiera ningún representante del Gobierno de Cantabria para entregar el centro. Por lo que únicamente firmó el primer edil. «Están dando una imagen deplorable. En vez de normalizar la relación institucional buscan un enfrentamiento y un amargar los pasos que diariamente da este Ayuntamiento», criticó Muguruza. No obstante, desde la propia Consejería de Educación han remitido un correo electrónico a la edil de Cultura en el que anuncian que en las próximas semanas visitarán el municipio para proceder a la inauguración oficial del colegio.

Más plazas

A pesar de todo, Concepción Carranza se mostró satisfecha por el hecho de que el municipio cuente con un nuevo colegio con capacidad para 730 niños, aunque hoy estén escolarizados 400.

Además, aprovechó la ocasión para recordar que en Castro «seguimos teniendo necesidad de plazas escolares, tanto en Primaria como en Secundaria», y que el Consistorio tiene cedido a la Consejería de Educación «un magnífico solar de 12.000 metros cuadrados desde 2002». Carranza también tuvo unas palabras de agradecimiento hacia la directora del centro por «sus esfuerzos para echar a andar un colegio con los problemos que ello supone, y en este caso con la situación añadida de haber tenido que convivir con obras sin finalizar».

Atrás quedan esas denuncias de los padres porque no había papel higiénico en los servicios o por el hecho de que sus hijos tuviesen que acudir al centro mientras los obreros de la empresa constructora ultimaban los último detalles. Ahora solo tendrán que preocuparse de una cosa: que su hijos reciban una educación.

«Ahora vamos a tener todas las prestaciones»

La directora del colegio de Santa Catalina, Dolores Álvarez, no pudo ocultar su satisfacción ayer por la firma del acta de recepción del centro. «A partir de esta tarde vamos a tener todas las prestaciones de servicios al igual que el resto de los colegios».

La responsable del centro agradeció la colaboración del Ayuntamiento y deseó que a partir de ahora la colaboración entre el Consistorio y el colegio sea muy buena. Previamente a la firma de la recepción del centro, Dolores Álvarez acompañó al alcalde y varios concejales del Ayuntamiento para enseñar todas las dependencias dependencias del nuevo colegio.

Extraído de: eldiariomotanes.es

Dos meses después del comienzo de curso, el Ayuntamiento recepciona el Santa Cat