sábado. 22.06.2024

En el día de hoy, 74 entidades entre las que se encuentra Mi Pueblo Limpio Castro Urdiales se han unido para publicar un manifiesto en el que piden al Gobierno que desarrolle ya la Ley de Residuos para asegurar el cumplimiento de los objetivos de reutilización y el retorno de latas, botellas y bricks a las tiendas.

Justo a finales de este mes de diciembre se cumplirá un año de la aprobación del Real Decreto de Envases, que vio la luz meses después de que el Parlamento aprobase la Ley de Residuos, en abril del 2022. Fue un nuevo marco normativo celebrado desde los entornos ambientalistas al incluir ambiciosos objetivos de prevención, reutilización, recogida separada y reciclaje.

Sin embargo, 365 días después, más de 60 asociaciones de la sociedad civil observan con frustración como ambos textos pueden convertirse en papel mojado y piden al nuevo Gobierno de Sánchez, con Teresa Ribera al frente del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Democrático, que salga de su inacción y asegure el despliegue de las medidas ya legisladas de manera rigurosa y transparente. Este conjunto de organizaciones ha presentado hoy un manifiesto en el que exigen el cumplimiento de los objetivos de reutilización y la llegada del Sistema de Depósito para latas, botellas y briks “como el que ya funciona en muchos países europeos y está previsto que se implante en 15 estados más en los próximos dos años.

Con esta práctica, se logra reutilizar o convertir en nuevas latas, botellas o briks de bebidas más del 90% de estos envases”, detalla el documento. Las asociaciones firmantes se quejan de que “a pesar de las evidencias presentadas por entidades sociales y ambientales, expertas y por las propias administraciones públicas sobre la falta de eficiencia y transparencia en la gestión actual de los residuos de envases, por el momento, ni las CC.AA. ni el gobierno estatal están dando los pasos necesarios para desplegar las medidas incluidas en la Ley y el Real Decreto de Envases”.

Las organizaciones se refieren sobre todo a los objetivos de reutilización y al de recogida separada del 70% de las botellas de bebidas de plástico de menos de tres litros en 2023 que, si no se cumple, significará automáticamente el regreso de la ‘devolución del casco’ en España.

El año de esta medición toca a su fin y, hasta la fecha, las entidades denuncian que se desconoce si las Comunidades Autónomas están contabilizando las botellas de plástico de bebidas recogidas separadamente o en base a qué metodología lo están haciendo, cuáles son las cifras que han aportado los productores sobre las botellas que ponen en el mercado o qué medidas de control ha establecido el ministerio para asegurar la imparcialidad y transparencia del proceso.

“El Sistema de Depósito es la única manera de asegurar que los productores, los supermercados y los gestores de los contenedores de recogida de envases se responsabilicen al 100% de todas sus latas, botellas y briks de bebidas, asegurando que se reutilizan o reciclan en su totalidad y que cada día 35 millones de envases de bebidas dejen de enterrarse, quemarse o perderse como pasa ahora”, razonan. Desde su labor de décadas de lucha contra la contaminación de los envases de bebidas de un solo uso, las 74 entidades firmantes del manifiesto demandan al Ejecutivo de Sánchez que asegure “el cumplimiento de los objetivos de reutilización y priorice la puesta en marcha del retorno de envases al comercio como paradigma de una economía circular limpia que genera empleos verdes e impulsa una sociedad más sostenible y justa en la que se protege la salud de las personas y el resto de las especies”.

MANIFIESTO

En abril de 2022, una mayoría del Congreso de los Diputados aprobó la Ley de Residuos, que incluye objetivos de prevención, recogida separada, reciclaje y reutilización y debe permitirnos devolver latas, botellas y briks de aguas, cervezas, zumos y refrescos a los supermercados para evitar que cada día en España se sigan perdiendo 35 millones de envases de bebidas. Además, meses después, el Real Decreto de Envases de diciembre de 2022 confirmaba los objetivos de prevención, marcaba la hoja de ruta para la llegada del Sistema de Depósito y Retorno y fijaba objetivos concretos de reutilización de envases tanto en hoteles, restaurantes y cafeterías (30% para aguas, 80% para cervezas, 60% para refrescos y 20% para otras bebidas en 2025), como para el canal doméstico (10% del volumen puesto en el mercado en 2030).

Si se cumple la Ley, tras años de retraso por la presión de ciertos sectores, pronto podremos ver la puesta en marcha de un Sistema de Depósito como el que ya funciona en muchos países europeos y está previsto que se implante en 15 estados más en los próximos dos años. Con esta práctica, se logra reutilizar o convertir en nuevas latas, botellas o bricks de bebidas más del 90% de estos envases. A pesar de las evidencias presentadas por entidades sociales y ambientales, expertas y por las propias administraciones públicas sobre la falta de eficiencia y transparencia en la gestión actual de los residuos de envases, por el momento, ni las CC.AA. ni el gobierno estatal están dando los pasos necesarios para desplegar las medidas incluidas en la Ley y el Real Decreto de Envases, lo que nos habilitaría a usar envases reutilizables y a devolver latas, botellas y bricks a la tienda en 2026. El nuevo Gobierno no puede dejar esta Ley olvidada en un cajón.

Debe cumplir con lo establecido: promover la reutilización, favorecer la implantación de un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno y no permitir que se bloquee su llegada. Esta es la única manera de asegurar que los productores, los supermercados y los gestores de los contenedores de recogida de envases se responsabilicen al 100% de todas sus latas, botellas y bricks de bebidas, asegurando que se reutilizan o reciclan en su totalidad y dejan de enterrarse, quemarse o perderse por millones cada día, como pasa ahora. Además, estas medidas permitirán que se aplique la normativa europea y se eviten sanciones por incumplimiento que acaban repercutiendo en los impuestos que paga la ciudadanía.

¿Cuánto tiempo más vamos a permitir que los envases de bebidas sigan dañando todos los ecosistemas naturales que nos rodean, especialmente los marinos, gravemente amenazados? ¿Cuánto tiempo más se va a mirar a otra parte mientras dañan nuestra salud? ¿Cuánto tiempo más vamos a seguir subvencionando un modelo económico lineal centrado en usar, tirar y eliminar? Las organizaciones y personalidades que firman este manifiesto defienden la filosofía residuo cero, basada en la prevención de residuos, el consumo consciente, el derecho a la reparación, el uso de envases reutilizables, el reciclaje de calidad o la gestión eficiente de la materia orgánica, entre otras medidas.

Como primer paso, pedimos al Ejecutivo que asegure el cumplimiento de los objetivos de reutilización para envases de bebidas y priorice la puesta en marcha del retorno de envases al comercio como paradigma de una economía circular limpia que genera empleos verdes e impulsa una sociedad más sostenible y justa en la que se protege la salud de las personas y el resto de las especies.

Mi Pueblo Limpio se adhiere al manifiesto en favor de la devolución y reutilización de...