lunes. 05.12.2022

Pese a su juventud, Jesús Gutiérrez, ex diputado regional, dirige junto

a su hermano Fernando y siempre apoyados por su padre, Manuel Gutiérrez

Elorza, la afamada empresa 'Anchoas Lolín' de Castro Urdiales.

Gutiérrez analiza esta etapa tan delicada para el sector conservero,

-¿Hay o no hay anchoa?

-Estos dos años han sido muy

complicados, como todo el mundo sabe. En el 2004, se llegaron a pescar

unos 20 millones de kilos y en el 2005 casi no llegaron a los 500.000

kilos.

-Así de repente, ¿cómo por arte de magia?

-Es algo

que no sé si es magia o que la especie humana está haciendo algo mal

desde hace muchos años. El 2005 nos ha pegado un toque de queda y nos

alerta de que hay cosas que no estamos haciendo bien. Tenemos que

salvaguardar el ecosistema porque si no, nos vamos a cargar en este

caso la anchoa y nos podemos cargar el resto de peces que hay en la

mar. Creo que la anchoa no ha desaparecido sino que ha podido migrar a

otras aguas diferentes a las de la pesquería.

-¿El cambio climático ha afectado a la anchoa?

-Sí.

Lo podemos ver en este mes de noviembre que hace una temperatura

veraniega. Algo está funcionando diferente a como estaba funcionando

hace unos años. Vemos que los biólogos y especialistas en estos temas

andan de cabeza, y ellos no conocen todavía los comportamientos de la

anchoa. Nosotros, desde nuestra experiencia, sin ser científicos ni

mucho menos, pero si la experiencia de estos últimos 20 años, estamos

viendo que el pescado ya no está haciendo una ruta Sur Suroeste como

hacía antes, sino que también se va hacia los mares del Norte. Hace

unos meses biólogos de Noruega alertaban de esta situación que el

cambio climático provoca que especies como anchoa, sardina o merluza se

desplacen hasta mares que antes era impensable por las temperaturas.

-¿Y esas apariciones de bancos de bocarte en los últimos días?

-Es

el desorden de la naturaleza. Lo científicos no han dado una respuesta

a este fenómeno, lo que sí vemos es que ha aparecido en los últimos

años una especie de túnido (listado) que ha hecho que la anchoa haya

ido a morir a las playas por el acoso de este pez tan voraz. Este año

cuando el TAC fue de 5.000 toneladas, decían algunos que iba a ser

anchoa muy pequeñita. Pues bien, en el 2006, la anchoa que hemos

tenido, aunque fue escasa en capturas, ha sido de una grandísima

calidad: anchoa adulta (3 años).

-'Lolín' llegó a pagar un euro por cada anchoa del Cantábrico...

-Sí.

Nosotros toda la vida lo hemos hecho así. Este año hemos tenido que

pagar en una ocasión pesca de 24 granos a 24 euros. A mi padre le

decían que estaba loco porque era el que más pagaba, no es de ahora, es

de toda la vida. Decían que llegaría un momento en el que 'Lolín' no

podría soportar esos precios tan elevados, pero nosotros tenemos un

mercado muy estructurado en lo que es hostelería que siempre demanda un

producto de altísima calidad. Ya no sólo quieren que sea pescado del

Cantábrico sino que también tenga tamaño.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Jesús Gutierrez Castro / «El cambio climático ha afectado a la anchoa»