sábado. 09.12.2023

La Policía local de Castro ha descubierto que los vertidos ilegales de

inertes no han cesado en la pedanía de Sámano. Apenas unas horas

después de que los agentes precintaran el depósito de madera por

superar el límite permitido, algunos camiones abandonaban su carga en

otros puntos del área protegida.
El parque de madera está cerrado con cadenas y candados. Por eso,

algunas empresas no han dudado en acudir a otras zonas para dar salida

a sus residuos. «En concreto, una de ellas dejó material de relleno en

La Cava», relató un portavoz de la guardia urbana. Los propios vecinos

alertaron de la infracción, y los agentes llegaron a tiempo de

identificar a los infractores. Posteriormente, abrieron a la compañía

el correspondiente expediente sancionador. «Aunque están denunciados,

vigilaremos la zona para que estos hechos no se repitan», advierten

desde el cuerpo.

«Impunidad»

Los

vecinos aseguran que los vertidos ilegales se han reproducido en otras

zonas desde «el mismo día» de la clausura del depósito de madera.

Además del detectado por la Policía, los residentes han denunciado

sucesos similares en otros lugares como Tabernilla o junto el depósito

de agua de Sámano. A su juicio, la continuidad de estas prácticas se

debe a que los camiones han gozado hasta hace poco de «impunidad» a la

hora de descargar todo tipo de materiales.

El Ayuntamiento de

Castro paralizó el día 12 la actividad en el depósito de madera. Así lo

había ordenado el Gobierno cántabro una semana antes. El enclave fue

precintado para poner fin a los vertidos que sufría la zona, protegida

por su valor ecológico. El Ejecutivo regional consideró que se había

producido una «transgresión» del permiso para construir un parque

destinado a almacenar troncos. El promotor se había excedido en el

relleno y los vertidos superaban en 12 metros el límite permitido.

Extraído de: elcorreodigital.com

Alertan de nuevos vertidos ilegales tras el cierre del depósito de Sámano